Me considero un defensor de la décima etapa. Reconozco que hubo errores, que después se fueron corrigiendo. Pero en mi opinión la décima etapa es mejor que la séptima, la octava y la novena. Respecto a la sexta, eran mejores los humoristas de la décima, pero los números musicales eran mejores en la sexta. Sin embargo, y dejando de lado el fenómeno Ángel Garó en los años noventa, creo que los humoristas de la décima etapa son lo mejor que ha habido desde el fenómeno Antonio Ozores en 1985-1986. Los errores que arrastró al principio la décima etapa fueron el hecho de maltratar al público y a los concursantes, herencia de la octava y novena etapas, y la profusión de actores por la escalera, herencia de la novena etapa. Pero luego tienes por ejemplo uno de los programas del final de la etapa diez, el dedicado a “El doctor Jekyll y míster Hyde”, donde en tres ocasiones en la subasta se falta al respeto a los concursantes o al público, pero esas faltas se compensan mezclándolas con muestras de cortesía hacia las víctimas, o sea que son agresiones edulcoradas. En ese programa, Manolo Sarriá faltó al respeto al concursante (le intentó meter por la boca un dulce), pero era tan buen cómico en esa etapa que se lo perdonamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s