Como “Los piratas” y “La Revolución francesa”, y “Las mil y una noches” y “La Edad Media”, y “Julio Verne” y los diversos temas terroríficos, e incluso “El perro de los Baskerville” de la colección de Sherlock Holmes, “El Mississippi” es un tema que no estaba totalmente amortizado, se podía tocar y todavía pudo sacársele un poco de jugo en la etapa diez, con “Las aventuras de Tom Sawyer”, puesto que su autor, Mark Twain, trabajó en los barcos que cruzaban el Mississippi. Recordemos que “El Antiguo Testamento” de la etapa seis (o bien “La aventura”, cuya serie temática asimismo se detuvo en la etapa seis) hubiera hecho juego con “Las minas del Rey Salomón”, que hubiera sido el programa número 412 si Televisión Española no hubiese decidido cortar la etapa diez en el programa 411, en el cual se anunció al principio que el siguiente libro serían “Las minas del rey Salomón”. Bueno, en realidad hubieran sido 417 programas, porque ya vimos que “El cine” 1986, “La conquista de América” 1992, “La Navidad” 1992, “La comedia musical” 1993 y “La pintura” 1993 tenían tema doble: “La conquista de América”, “El erotismo”, “Drácula”, “El resumen” y “La Prehistoria” respectivamente. Eran temas que ya estaban amortizados, como los de las Baleares y las Canarias, y que ya no se podían sacar en una etapa diez. “El Mississippi” se trató en la etapa dos, en la 3B, y luego en la nueve, porque, como hemos visto, “El Oeste” había salido en la etapa ocho, con “Los inventos”, y “El Mississippi” 1994 se combinó en la nueve con “El ferrocarril” 1993, ambos con ambientación norteamericana; como hemos visto, hay una relación Oeste e inventos de la octava etapa frente a ferrocarril, Mississippi, lejano Oriente, piratas, Revolución francesa y Rusia de los zares de la novena etapa, que van combinados entre sí. Por cierto que en la etapa nueve hubo una curiosa aliteración: salieron en este orden los temas “El mundo del disco”, luego “El Mississippi”, a continuación “La Rusia de los zares” y después “Las revistas del corazón”. Y, ya que hemos mencionado “Las Baleares” y “Las islas Canarias”, recordemos su amortización y contexto: tenemos los temas de fiestas regionales. “La Feria de Sevilla” en la etapa dos y la 3A, siendo la hermana pobre de “Las Fallas de Valencia”, que no se trató dos veces sino cuatro, en la etapa uno, en la dos, en la 3A y en la ocho, mejor que en la siete, porque en la siete ya había un tema de fiestas de España, “Las fiestas regionales” 1992 (España y fiestas), mientras que en la ocho el tema era más bien “Las fiestas regionales” 1993 (la España insólita, es decir, menos definido como fiestas regionales, por lo que no se hacía tan repetitivo poner las Fallas también), y que por tener tuvo hasta un espacio regional en la etapa dos, el tema “Valencia”. “Las fiestas regionales” en la etapa dos (pueblos y fiestas), en la 3A, y luego con Jordi y Miriam en la etapa siete y en la ocho. Y, por último, “La Feria del Toro” dedicada a los Sanfermines en la etapa dos. “Las fiestas regionales” es un tema que se tocó en las etapas dos y 3A; después de ellas el tipismo local sólo se mostró en los temas en uno de los programas que se sucedieron sobre gastronomía, concretamente “Los dulces de España” de la cuarta etapa, para reaparecer el folklore en las etapas siete y ocho, en esta última etapa versionado el tema como la España insólita. “El turismo” fue el tema del programa en las etapas uno, dos (los monumentos), y en la 3B y en la cuatro coincidiendo en ambas ocasiones con FITUR, la Feria Internacional del Turismo. “El turismo” se mantuvo en las primeras etapas para derivar luego a lugares específicos que Narciso Ibáñez Serrador consideraba turísticos. El programa estuvo ambientado en “Austria” en dos ocasiones, en las etapas dos y 3A; se repitió, pues, de una etapa para la inmediatamente siguiente, al igual que “La India”, que se emitió en la etapa uno y se repitió en la dos; “La India” y “Austria” fueron los primeros países no hispanoamericanos, al igual que “Valencia”, “Venezuela” y “Sudamérica”, que fueron los primeros temas locales y geográficos hispanoamericanos, sobre los que versó el programa, y que se repitieron poco o nada; por eso no menciono a “Mallorca”, de las etapas dos y 3B, que con “Las Baleares” de la etapa cuatro se repitió bastante, y por afinidad “Las islas Canarias”, en las etapas dos y siete; o “Madrid”, en las etapas dos y seis, que al ser la capital de España no se puede decir que sea un tema muy local (aparte está “La Feria del Toro”, una sola vez en la etapa dos); por otro lado tenemos “Las Fallas de Valencia” cuatro veces, en las etapas una, dos, 3A y ocho, y “La Feria de Sevilla”, su hermana pobre, dos veces nada más, en las etapas dos y 3A, así como “Las fiestas regionales” en cuatro ocasiones, en las etapas dos, 3A, siete y ocho; los temas folklóricos decayeron desde la etapa cuatro, y las etapas cinco y seis estaban muy ocupadas repitiendo motivos de la 3B (y ésta de la dos) y del apéndice de la etapa dos, respectivamente, por eso “Las islas Canarias” de la etapa dos no llegó a repetirse hasta la etapa siete, y lo mismo que los temas de fiestas regionales y Fallas que hemos mencionado; una vez que se dejó atrás el tema de “El turismo” en la etapa cuatro (se ofreció en las etapas uno, dos-los monumentos-, 3B y cuatro), el programa se dedicó esporádicamente a países concretos en visita turística de dos de las secretarias-escogidas cada vez-que hacían un monográfico temático cuasi documental sobre ese país y que se iba proyectando a lo largo de la subasta al tiempo que se traían a la mesa regalos relacionados; estos lugares geográficos de las etapas ulteriores a las de “El turismo” fueron Túnez (combinado con “La espuma” de la etapa cinco) y Hungría en la etapa cinco ambos, Checoslovaquia y Países Bajos, aparte de Méjico, en la etapa seis, así como también se emitieron monográficos sobre ciudades, en este caso no filmados sino como programa corriente, además de las dos veces de Madrid en las etapas dos-Madrid en fiestas-y seis, y las dos veces de Nueva York en las etapas 3B y seis, y así París (etapa seis), Londres (etapa siete, combinado con “Sherlock Holmes” de la etapa ocho y “El perro de los Baskerville” de la etapa diez), y del mismo modo filmaciones de viajes a Italia (etapa siete), Tailandia (dos programas seguidos en la etapa ocho) y Filipinas (etapa nueve), amén de Marruecos (adonde fueron tres secretarias) en la etapa siete (combinado con “El Trópico” en la etapa siete también), Turquía (etapa ocho) e Israel (etapa ocho). Respecto de “París” de la etapa seis, “La pintura” salió en la etapa uno, en la dos, en la 3B y en la nueve; por qué en la etapa 3B y no en la 3A; porque en la etapa 3A ya había un programa con pintores, concretamente impresionistas, “La Belle Époque” (hubo cuatro ocasiones en que el programa se dedicó a “La Belle Époque”; fue en las etapas dos, 3A, cuatro (París a finales del siglo XIX) y siete (los impresionistas); se repitió como el octavo programa en la 3A y no en la 3B porque, al igual que “El Renacimiento”, tercer programa de la 3A, sonaba a renacer y a tener nostalgia de otra época; además, estaba ambientado a finales del siglo XIX y principios del XX, como “Austria”, que fue el programa doce de la etapa 3A, o “Julio Verne”, que fue el programa número diez de la 3A; y, finalmente, porque, como hemos visto en otros temas, este título y más aún el de “La pintura” de las etapas uno y dos y 3B (etapa ulterior de la 3A) iniciaban combinados un ciclo temático que se completaría con otros temas pictóricos, como “Goya” de la etapa siete, y el programa dedicado a “Paul Gauguin” de la etapa ocho, para culminar de nuevo en “La pintura” de la etapa nueve; de paso, hubo un programa dedicado a “París” en la etapa seis, pero éste estaba más orientado a los temas turísticos; este procedimiento de iniciar un bloque temático con un tema general y luego a lo largo de la historia del concurso irlo matizando con otros más específicos, para finalmente culminar, o no, con el mismo tema general, se utilizó en títulos generales como “La música”, “El turismo”, “La gastronomía”, “El terror”, “La pintura”, “El music-hall”, “Las ciencias ocultas” y “La juventud”); así pues, “La Belle Époque salió en la etapa dos (fue alternándose con “La pintura” que comenzó en la etapa uno), en la 3A, no en la 3B, luego en la cuatro (París a finales del siglo XIX), y luego en la siete (los impresionistas). Además en la 3A ya había dos temas con dibujantes, “Mingote” y “Las revistas de humor”. En la 3B, apareció el tema del dibujante “Penagos”. También hubo otras revistas en la 3B, “Las revistas del corazón”, de otro bloque temático. Como en el caso de “La música”, “La pintura” derivó a temas más específicos: “Lo que hoy mola” en la etapa cinco, que la revista Teleprograma presentó con el título de la vanguardia artística, aunque en realidad no era un tema de pintura, sino de cosas jóvenes que están de moda. En la etapa seis, como hemos dicho, “París”, y en la siete “Goya” y “La Belle Époque” (los impresionistas), y en la etapa ocho “Paul Gauguin”, otro impresionista. Como en el caso de “La música”, “La pintura” se repitió hasta una cuarta vez, y ésta fue en la etapa nueve, después de sus temas específicos, y mezclada con un toque del tema de “La Prehistoria”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s