En la décima etapa, Chicho quiso hacer de “Un, dos, tres…a leer esta vez” una primera etapa. Recuperó al principio cosas de las etapas anteriores, como Don Mariano o la profusión de actores durante el programa, o el maltrato a los concursantes y al público, y las unió con la esperanza de que funcionara. Temía unos cambios demasiado radicales y quería transmitir como era su costumbre en su trabajo una sensación de continuidad. Cuando los cambios eran muy grandes, el público los había rechazado. Sin embargo, no funcionó. De los doce millones de telespectadores que tuvo el primer programa cayó a menos de tres en el transcurso de la etapa. Otra de las cosas que quiso hacer como si fuera una primera etapa fue la remodelación de la parte negativa. Ésta cambió y los personajes hostiles a la parte positiva no emitían pareados cuando los concursantes se equivocaban. Recordemos que don Cicuta, de la primera etapa, tampoco emitía pareados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s