Leo en internet: “Después de AÑOS buscando por Internet retazos y viejas copias del original 123 con bastante poca fortuna, volver a ver ayer un programa completo fue MUY EMOCIONANTE. Por supuesto, se notaba la precariedad de medios de la época, pero aún hoy sorprende comprobar que el maestro Kiko Ledgard suplía con creces las deficiencias y daba ritmo al programa. A su lado las azafatas de gesto y voz timorata, me parecieron mas ñoñas de lo que yo las recordaba. No sé si porque ésta sería una de sus primeras apariciones, o por lo ajustado de sus mini-shorts que las tenía agobiadas. Solo eché en falta el lado tenebroso que aportaba Don Cicuta y la aparición de algún que otro colaborador cómico en la parte de la subasta. Se ve que esas apariciones se fueron incorporando mas tarde. De todas formas, y tras constatarlo en las reacciones de mis hijos (que por su edad solo han conocido la última etapa del “un dos tres…a leer esta vez”) me reafirmo en mi opinión de que a las ediciones del programa 123 mas modernas le sobraban “minutos de duración”, números musicales y pomposidad. Yo, en particular, dejé de verlo en su día porque se me hacía “pesao”. Era muchísimo mas ameno con menos boato, menos baile, menos patrocinadores, y sin embargo mas presentador. Espero que esta feliz velada se repita uno de estos días con la emisión de otro capítulo, pero de la primera época. Eso ya sería el no va mas”. Estoy totalmente de acuerdo, y es que ése es el problema. Chicho dijo una vez que quería que el Un, dos, tres pasara poco a poco de ser un concurso con algo de espectáculo, a ser un espectáculo con algo de concurso. Y eso se constató palmariamente cuando se cambió en 1983 a Ruperta como mascota por Botilde, y se cambiaron las antiguas secretarias por azafatas que sabían además bailar e interpretaban números musicales. Lo malo es que a partir de ahí el Un, dos, tres perdió su esencia, como pudo verse más tarde a lo largo de su paulatina decadencia. Para hacerlo más show se necesitaba más dinero, y entonces hubo de aumentarse la publicidad y los patrocinadores, para competir además con los premios que estaban empezando a dar otros concursos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s