En uno de los programas dedicados a Tailandia en la octava etapa, Chicho anunció que iba a desnudar el concurso de publicidad y para ello se suprimiría a los sufridores, cuya presentación iba acompañada de un pequeño anuncio de una marca publicitaria. Pero fue mentirosillo. Quitando a los sufridores, aliviaba al programa de un gasto, porque los sufridores se llevaban el mismo premio que ganaban los concursantes en la subasta. Y al poco tiempo, suprimió también “El show de don Mariano”, que llevaba intrínseco otro poquito de publicidad, para sustituirlo por un espacio publicitario larguísimo que llevaba por título “Diálogos profundos”, con lo cual incrementaba las ganancias del programa. Así mataba dos pájaros de un tiro. Cuando la octava etapa se encaminaba a su recta final, dejó de emitirse “El show de don Mariano” y vino a ocupar su lugar una serie de espacios llamados “Diálogos profundos” que eran ñoñerías en las que se introducía publicidad de la marca Calvo. La duración era prácticamente la misma, pero mientras que en “El show de don Mariano” el tiempo lo cubrían casi todo unos diálogos chistosos entre animales, en los “Diálogos profundos” la publicidad de Calvo ocupaba un tiempo inmensamente mayor. Chicho fue listillo y mentirosillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s