Esta obra fue utilizada como tema por Narciso Ibáñez Serrador en cuatro ocasiones y las cuatro abriendo una etapa: en las etapas dos, 3A, seis y diez. Los motivos utilizados en esos programas no son excesivamente cultos, pues por ejemplo las babuchas y la alcazaba no figuran en “Las mil y una noches”, y la alfombra mágica lo hace en un solo cuento. Por otra parte, efectivamente es Salomé la que baila la danza de los siete velos, según el relato de Oscar Wilde. Mi recreación particular del programa “Las mil y una noches” 1976 sería así: el islam; el Corán; los chiitas; Sajr; las sirenas; el Valle de los Diamantes; Palmira; Seng Huei; la Ka’aba; la batalla de Badr; y los mercenarios turcos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s