Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “El Oeste” 1972: Henry Hathaway; Gregory Peck; la película “La caravana del Oregón”; la leyenda del búfalo; la costumbre de que las mujeres indias siguieran a sus maridos en la muerte; la batalla de Horseshoe Bend; los indios Pequot; “O Pioneers”, obra literaria de Willa Sibert Cather; Clarence Edmonds Hemingway; el winchester; el antropólogo Alfred Louis Kroeber; y Fort Laramie. A esta lista podemos añadir a Mayne Reid, y la historia de Estados Unidos. Por otra parte, podemos decir que la costumbre de hacer que las mujeres siguiesen a sus maridos en la muerte la conservaron los hindúes y los indios de América del Norte hasta una época bastante reciente. Y “La caravana de Oregón” es una de las obras maestras del género western. Es una película norteamericana realizada por James Cruze en 1924 y trata de la marcha de los pioneros al Oeste en 1848.

Receta. Ensalada de patatas y pepino. Se monda y se corta a rodajas un pepino, dejándolo en agua y sal todo un día. Hecho esto, se hierven y mondan unas patatas, cortándolas a rodajas. Se les agrega el pepino y un poco de cebolla pequeña cortada muy fina, aderezándolo todo junto con aceite, vinagre, sal y pimienta.

Reconquista. A Favila le sucedió un yerno de Pelayo, Alfonso I el Católico (739-757), casado con Ermesinda, hermana de Favila. Era de sangre real visigoda, e hizo atrevidas expediciones militares por tierras gallegas, portuguesas, alavesas, riojanas y por el Sur hasta la cordillera central. Ocupó Galicia y recorrió la meseta leonesa, en la que se le unieron los mozárabes que habían conseguido escapar de la conquista árabe. Pero estas expediciones no tenían carácter de conquista por la imposibilidad de poblar y guarnecer tan extensos territorios. Hizo algunas fortalezas y restauró algunas iglesias, todo para el reino asturiano.

Religión. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Rogámoste, Señor, nos libres de todo peligro de alma y cuerpo; y por intercesión de la gloriosa siempre Virgen Santa María, Madre de Dios; de San José, de tus santos Apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los Santos, concédenos, benigno, la salud y la paz; para que, destruida toda adversidad y error, tu Iglesia te sirva con segura libertad. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo, Hijo tuyo, que vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Oremos. Concédenos por favor, Señor Dios, que nosotros, tus siervos, gocemos de continua salud de alma y cuerpo; y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María seamos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutemos de las alegrías de la vida eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s