Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “Los sellos” 1973: la Unión Postal Universal de 1874; la calcografía; la nema; el tampón; la efigie; los “Dreissige Orange”; los sellos propagandísticos de la Guerra Civil española; el sello de Hipólito de Este de Benvenuto Cellini; Liechtenstein; Andorra; y Ciudad del Vaticano. A esta lista podemos añadir dos motivos más: el álbum; y la pinza. Por otra parte, el tampón es una almohadilla impregnada de tinta para mojar en ella los sellos de marcar. Y la efigie es un busto que se pone en las monedas, medallas y sellos y que generalmente representa a la persona que gobierna en el país a que pertenecen.

Receta. Huevos con bechamel. Cocer unos huevos, pelarlos y partirlos en cuatro trozos verticales; preparar luego una salsa bechamel; rebozar los trozos de huevo con ella, pasar por huevo y por pan rallado y freír en abundante aceite bien caliente. Para hacer la salsa bechamel, poner en una sartén una bolita de mantequilla, añadir tres cucharadas soperas de harina de trigo e ir echando poco a poco un cuarto de litro de leche. Remover constantemente con una cuchara de madera hasta que la bechamel comience a hervir. Mantener la sartén en el fuego durante diez o quince minutos.

Reconquista. De todos los condes de Castilla el más famoso es el legendario Fernán González. Fue conde de 923 a 970. Fue el primer conde independiente desde 930. Casó con Urraca de Navarra, o quizá Sancha, con la que tuvo a García Fernández, que le sucedió (970-995). Fernán González fue un activísimo guerrero, que, seguido de sus audaces e indomables castellanos, peleó con Almanzor, con el rey de Navarra, con el conde de Tolosa y con el rey de León, Ramiro II. Es el héroe predilecto de la leyenda, de los cantares de gesta y de la poesía castellana, que han engrandecido su figura, pero que también han oscurecido su verdadera significación histórica. Político hábil e inquieto, acertó a reunir en su persona, con el condado de Burgos, que había regido su padre, los de Castilla, Asturias de Santillana, Cerezo, Lantarón y Álava, formando el gran condado nuevo de Castilla, que, si no llegó a ser independiente, como refiere la leyenda, fue bastante autónomo y lo saca de la servidumbre leonesa. Luchó al lado de Ramiro II contra las huestes de Abderramán III, con lo que logró gran autonomía para Castilla, y luego fue enemigo de Ramiro II, por lo que Ramiro le venció, sustituyó y tuvo preso. Muerto Ramiro, fue libre. Casó a su hija doña Urraca con Ordoño III y, al morir éste, con el jorobado Ordoño IV el Malo, llamado así por sus bajas condiciones morales, y tomó parte activa en las fratricidas guerras del reino leonés, que aprovechó para intentar lograr que Castilla fuera independiente, pero ésta no lo fue realmente hasta 961. Pelea continuamente con los moros, viéndose en muy apretados lances por la muchedumbre de ellos y lo corto de sus huestes; pero logra vencerlos y ensanchar las fronteras del condado.

Religión. ¡Oh Dios!, que para propagar la mayor gloria de tu nombre, fortaleciste a tu Iglesia militante por medio de San Ignacio con un nuevo refuerzo: concédenos que, combatiendo en la tierra con su auxilio y a su imitación, merezcamos ser con él coronados en el cielo. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s