Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “La ciencia-ficción” 1973: George Orwell; el pintor Dr. Atl; H. G. Wells; Edward Bellamy; Cyrano de Bergerac; Edgar Rice Burroughs; la literatura fantástica; la técnica y la ciencia; Hugo Gernsback; “Paisaje”, del pintor Siqueiros; Jack London; Luciano de Samosata; Ray Bradbury; y Arthur C. Clarke. A esta lista podemos añadir un motivo: la ciencia-ficción caliente y Clifford Simak y Fred Hoyle. Por otra parte, en el siglo II d. c. el escritor griego Luciano de Samosata hizo una de las primeras narraciones de ciencia-ficción describiendo una nave transportada a la Luna por una tromba marina. Y el pintor mejicano autollamado Dr. Atl se adentró en las ciencias ocultas e hizo también una de las primeras obras de ciencia-ficción, el libro de literatura fantástica titulado “Un hombre más allá del universo” (1935).

Receta. Potaje de hierbas. Se toman acederas, coles, puerro, lechuga, etc., y se ponen en una cazuela para rehogarlos con manteca de vaca. Cuando todo esté rehogado se le echa agua y sal, dejándolo cocer unos minutos, espesándolo luego con yemas de huevo y colocándolo en la sopera sobre cuadraditos de pan frito.

Reconquista. A Ordoño II el Bueno (951-956) le sucedió en el trono de León (que incluía Asturias y Galicia) su otro hermano, habido del primer matrimonio de su padre Ramiro II (931-951), Sancho I el Craso o el Gordo, que reinó de 956 a 958 y de 960 a 966. Casó con Teresa de Monzón, con quien tuvo a Emersinda y a quien sería el rey Ramiro III de 966 a 984.

Religión. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Rogámoste, Señor, nos libres de todo peligro de alma y cuerpo; y por intercesión de la gloriosa siempre Virgen Santa María, Madre de Dios; de San José, de tus santos Apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los Santos, concédenos, benigno, la salud y la paz; para que, destruida toda adversidad y error, tu Iglesia te sirva con segura libertad. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo, Hijo tuyo, que vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Oremos. Concédenos por favor, Señor Dios, que nosotros, tus siervos, gocemos de continua salud de alma y cuerpo; y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María seamos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutemos de las alegrías de la vida eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s