Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “Las mil y una noches” 1976: el islam; el Corán; los chiitas; Sajr; las sirenas; el Valle de los Diamantes; Palmira; Seng Huei; la Ka’aba; la batalla de Badr; y los mercenarios turcos. A esta lista podemos añadir dos motivos más: el Cuento del Náufrago; y la lengua árabe. Por otra parte, Sajr es el nombre de un genio que intentó apoderarse del anillo mágico de Salomón. Una célebre anécdota refiere cómo lo perdió Salomón y cómo volvió a encontrarlo. Podría ser tomada de la leyenda griega de Polícrates, pero ciertas circunstancias son típicas de “Las mil y una noches”, entre otras las tribulaciones en país extranjero de un rey privado de toda ayuda. Y el origen de la historia de las primeras páginas de “Las mil y una noches”, dedicadas a las desventuras de los reyes Schariar y Schahzamán, lo encontramos punto por punto en un cuento búdico indio, traducido al chino en el siglo III d. c. Es uno de los apólogos del “Kieu Tsu Pi Yu King”, de Seng Huei.

Receta. Potaje de garbanzos con espinacas y huevos. Se ponen a remojar los garbanzos la noche anterior con un pedazo de bacalao. Pasado este tiempo, se les vierte el agua y se hierven con otra limpia, junto con el bacalao. Las espinacas, bien lavadas, se hierven aparte con un huevo por espacio de quince minutos, al cabo de los cuales se apartan y se escurren bien, picándolas luego. Hecho esto, se fríe aceite en la sartén, se le quita el gusto con un pedazo de miga de pan mojada en vinagre y se fríe en ese aceite, ajo, cebolla y perejil. Estando frito, pero sin quemarse, se echan las espinacas y el huevo, machacado en el mortero, con azafrán; se le da a esto unas vueltas para rehogarlo y se pone luego con los garbanzos, en unión del bacalao, que se habrá apartado, limpio de piel y espinas y machacado también. Todo junto se deja cocer un poco, se prueba para arreglarlo de sal y cuando esté cocido se deja reposar un rato antes de servirlo.

Reconquista. Aunque los musulmanes consiguieron conquistar Pamplona, nunca llegaron a ser dueños de toda Navarra. Pamplona era ya independiente a mediados del siglo IX, y en ella reinaba Íñigo Arista, que es considerado su primer rey.

Religión. Aviva, Señor, en tu Iglesia el Espíritu a quien sirvió el Santo Diácono Lorenzo, para que llenos de él procuremos amar lo que amó, y poner por obra lo que enseñó. Por N. S. J. C. …en unidad del mismo Espíritu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s