Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para este programa de 1976 que se dedicó a sí mismo, al propio concurso, “Un, dos, tres…responda otra vez”: la lota; la tómbola; Tattersal’s, Sotheby y Christie; la Maison Drouot; el postor o licitador; la puja; el remate; el desierto; Manuel del Palacio; Multatuli; Drapaudi; el monasterio de Sant Jeroni de Cotalba; la leyenda de Shindo; la calabacera; la chinche de la calabaza; la sátira sobre la Junta de Conciencia; el juglar Calabaza; el bufón Calabacillas; “Calabazas”, de Siqueiros; la Nebulosa de la Calabaza; el pirco; el calalú; el arnadí; el espejuelo; el “arrope calabazal”; las calabazas valencianas; la calabaza de Menorca; el guaje; la galleta; el bototo; la nambira; Vaftelrudnis; la cicuta; la peseta; Narcís Oller; y Raimund. A esta lista podemos añadir tres motivos más: Septimio Severo; el teatro romano; y los tarascos. Por otra parte, Manuel del Palacio fue un escritor español (Lérida, 1831-Madrid, 1906), autor, entre otras obras, de la sátira política “Cabezas y calabazas”. Y el calalú es en Cuba un potaje compuesto de hojas de la planta de su nombre, verdolaga, calabaza, bledo y otros vegetales. Y el arnadí es un dulce hecho al horno con calabaza y boniato y relleno de piñones, almendras, nueces, etc. Y una hortaliza muy apreciada en la isla de Menorca es la calabaza. Su presencia se incluye desde en los platos de sopa hasta en los postres. Y “Calabazas”, naturaleza muerta de Siqueiros, es un ejemplo de cómo sabía éste valerse de la pintura de caballete para expresar su concepción vigorosa y heroica de la realidad. Las calabazas cobran un aspecto grandioso y se convierten en una especie de paisaje primordial. Y el bufón Calabacillas, don Juan de Calabazas (apodado “El Bizco” y que en su retrato de Madrid se suele conocer como “Bobo de Coria”, erróneamente, por culpa de un inventario de 1789, que lo apodaba así), sirvió al cardenal infante don Fernando hasta 1632, fecha en que pasó al servicio de Felipe IV. “Calabacillas”, de Velázquez, es el retrato de un enano bufón.

Receta. Calabacines empanados. Se mondan los calabacines que te vayas a tomar y se cortan a lo largo en tiras de un centímetro de grueso. Se sazonan de sal, se enharinan y después se rebozan en huevo batido, envolviéndolos perfectamente en pan rallado y aplastándolos con un cuchillo para que quede bien sujeto el pan; se fríen en aceite caliente y se escurren. Se sirven en una fuente con servilleta, adornándola con perejil y rodajas de limón.

Reconquista. Después de algunos reyes de poca importancia, ocupa el trono de Navarra Sancho III el Mayor (1000-1035), que se convirtió en el rey más poderoso de España. Con Sancho el Mayor, el reino de Navarra alcanzó gran extensión, pues comprendía el Condado de Aragón, Pamplona, Sobrarbe y Ribagorza, ya que extendió su reino al este hasta el condado de Barcelona, incorporando Sobrarbe y Ribagorza-los condados de Sobrarbe y Ribagorza y Pallars habían sido francos, luego se hicieron independientes y en 1008 Sancho los conquistó y ocupó-; y al oeste incorporó los territorios de Vizcaya y Álava y también se ensanchó por conquista de parte del reino de León, y por muerte de García Sánchez (1017-1029), asesinado en León, se anexionó los territorios de Castilla comprendidos entre los ríos Pisuerga y Cea. A estos territorios se creyó con derecho el rey navarro por su matrimonio con Doña Mayor, o Elvira (1029-1035), hermana del asesinado conde castellano García. A su muerte, los dejaría a su hijo en calidad de rey: Fernando I (1035-1037), rey de Castilla de 1035 a 1065 y de León de 1037 a 1065 ya que casó con Sancha, reina de León (1037-1067) e hija y sucesora de Alfonso V el Noble, rey de León (999-1028). Al morir Sancho III el Mayor repartió sus Estados, correspondiendo Navarra a García; Castilla, a Fernando; Aragón, a Ramiro, elevado a rey-Castilla y Aragón ya con título de reinos, no condados-, y los señoríos de Sobrarbe y Ribagorza, condados, a Gonzalo, el menor. Tal medida no fue, ciertamente, modelo de prudencia, sino más bien una torpe consecuencia de las ideas de la época, que no puede achacarse como defecto del rey, pues se da este caso con frecuencia en todos los reinos. Los reyes consideraban su reino como una propiedad personal.

Religión. ¡Oh Dios!, que diste a tu pueblo por ministro de la eterna salud a San Bernardo de Claraval: rogámoste nos concedas que, pues le tuvimos por Doctor de la vida en la tierra, merezcamos tenerle por intercesor en el cielo. Por N. S. J. C. …

Omnipotente sempiterno Dios, que asumiste a la Inmaculada Virgen María en cuerpo y alma a la gloria celestial: rogamos nos concedas que, aplicados siempre a las cosas celestiales, merezcamos ser consortes de su gloria. Por el mismo Señor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s