Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “La conquista de América” 1976: Hernán Cortés; el Dorado; Francisco Pizarro, Alonso de Ojeda y Juan de la Cosa; Diego de Rojas; Vicente Yáñez Pinzón; Juan Ponce de León; Pedro de Valdivia; el compositor Darius Milhaud; Pedro de Ursúa; Gonzalo Jiménez de Quesada; Pedro de Alvarado; Álvar Núñez Cabeza de Vaca; Cristóbal de Altamirano; Pascual de Andagoya; Sebastián de Belalcázar; Gaspar de Espinosa; Cristóbal de Olid; Miguel de Estete; Pánfilo de Narváez; Jauja; Juan de Esquivel; Pedro de Limpias; el pintor Dióscoro Teófilo Puebla; Watling; Miguel López de Legazpi; el cosmógrafo Martin Waldssemüller; Gonzalo Suárez Rondón; Diego Velázquez; Pedro de Mendoza; Juan de Ampudia; Gonzalo de Sandoval; Alonso de Mendoza; Andrés de Morales; y Juan de Garay. A esta lista podemos añadir siete motivos más: Roberto Almagià; Jerónimo de Ortal; Sebastián de Ocampo; Juan Ginés de Sepúlveda; Celestino Gorostiza; Blasco Núñez Vela; y Juan Rodríguez Fonseca. Por otra parte, Gonzalo de Sandoval fue un conquistador español (1497-1528) que acompañó a Cortés en sus expediciones a Méjico y a América central. Y Gonzalo Suárez Rondón fue un conquistador español nacido en Málaga y muerto en 1579 en Tunja, ciudad que fundó en 1539. Y Pedro de Valdivia fue un conquistador español (1497-1553). Entró al servicio de Pizarro en el Perú en 1535 y éste le encomendó la conquista de Chile. Valdivia lo consiguió y fundó varias ciudades, entre ellas Santiago, pero cuando la resistencia indígena parecía vencida, se produjo una sublevación general de los araucanos, Valdivia fue hecho prisionero en una emboscada y ejecutado. Y Pánfilo de Narváez (1470-1528) fue un conquistador español que intervino en la conquista de Cuba y fue enemigo de Cortés. Según Bartolomé de las Casas, Narváez empleó métodos violentos e inhumanos para someter a los indios. Y Guanahaní es el nombre indígena de una de las islas Lucayas, la primera tierra que descubrió Colón en el Nuevo Continente, y a la cual dio el nombre de San Salvador. Los ingleses la llamaron Watling. Forma parte del archipiélago de las Bahamas.

Receta. Calabacines a la italiana. Pelar un kilo de calabacines, lavarlos y cortarlos en trozos de dos o tres cm. de grueso por cinco o seis cm. de largo. Salar y freír en un decilitro y medio de aceite de oliva hasta que tomen un color ligeramente dorado. Reservar en un recipiente. En el aceite sobrante freír tres dientes de ajo, dos hojas de laurel y media cebolla picada. Cuando la cebolla esté tierna, verterla sobre los calabacines, cubrir con agua y hervir. Agregar tres clavos de especia y vinagre al gusto, pero de manera que el plato quede con un sabor un poco fuerte. Conservar en el frigorífico durante unos días para que tomen el sabor del aliño.

Reconquista. Ya hemos visto el nacimiento de Castilla como condado y como reino, y ahora explicaremos cómo se convierte en el primer director de la actividad política y militar de la España cristiana. Ello es debido a una política de anexión, ley del más fuerte, que Castilla siguió desde sus inicios como condado. El reino leonés había comenzado a sentir la carcoma de las rivalidades cortesanas y era lógico que el joven estado castellano intentara dominar al caduco reino leonés. En realidad lo único que hacía era seguir la política de éste con el reino de Asturias. El continuo guerrear, la lucha por la vida y los múltiples problemas de orden social y jurídico que traía consigo la vecindad con los moros fortaleció al incipiente reino. La hegemonía empezaba a sentirse. Los triunfos bélicos y las conquistas de una región ancha y rica levantó el espíritu emprendedor de Castilla. Este espíritu batallador tuvo como premio y corona, según muchos historiadores, el descubrimiento del Nuevo Mundo. Y, en cualquier caso, la máxima expansión a que podría aspirar un Estado de aquel entonces. Aislada de todo quehacer que no fuera la enconada lucha contra los árabes, Castilla afronta con resolución el noble empeño que no cesaría hasta bien entrado el reinado de los Reyes Católicos.

Religión. Te rogamos, Señor, que la solemnidad de los Santos Mártires y Pontífices Cornelio y Cipriano nos defienda: y su veneranda intercesión nos recomiende. Por N. S. J. C. …

Te pedimos, Señor, que tu gracia misericordiosa dirija nuestros corazones; pues sin Ti no podemos agradarte. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s