Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “El automovilismo” 1977: el sedán; el Circuito de Indianapolis; el karting; el bólido; el claxon; la transmisión; el salpicadero y la guantera; Emerson Fittipaldi; el mecánico y político Jeno Fock; el ingeniero Jean Albert Grégoire; Volkswagen y Ferdinand Porsche; General motors corporation; el auto-stop; el cojinete; el amianto; Leyland; Toledo en EE. UU.; Elbeuf; Zella-Mehlis; Dagenhaun; Uljanovsk; y Ávila. A esta lista podemos añadir un motivo más: Ettore Bugatti. Y, además, podemos añadir todos estos lugares en donde hay industria automovilística: Omsk; Bristol; Michigan; Hannover; Birmingham; Glasgow; Goteburgo; Stuttgart; Brisbane; Dallas; Erie; Odessa; y Halle an der Saale. Por otra parte, el bólido es un coche muy rápido, especialmente el que se dedica a las competiciones de velocidad. Y el karting es una moderna especialidad del deporte automovilístico. Se practica con un vehículo llamado kart, que está construido como un automóvil pero de dimensiones reducidas. Las carreras de karts comenzaron a practicarse en Estados Unidos hacia 1960 y se extendieron muy pronto por todo el mundo. Y Jeno Fock es un político húngaro nacido en 1916, que era mecánico e ingresó en el Partido comunista en 1937 y luego desempeñó cargos sindicales y políticos y llegó en 1967 a primer ministro. Y Jean Albert Grégoire es un ingeniero francés nacido en 1899 que aportó mejoras y soluciones a la construcción de automóviles.

Receta. Sopa de hierbas. Se cuece cebolla, tomate, pimiento, zanahoria, apio y patata, todo picado, añadiéndole un poco de manteca y se aliña con pimienta, perejil y sal. Cuando se ha cocido, se pasa por el chino y se forma un puré clarito que se sirve con cuadraditos de pan frito.

Reconquista. El Cid inspiró el primer documento conservado de la poesía épica española, el “Cantar de Mio Cid”, escrito hacia 1140, de autor anónimo, llegado a nosotros, en copia única, hecha en 1307, por un tal Pedro Abad. Otro poema épico es el “Cantar de Rodrigo” o las “Mocedades de Rodrigo”, donde se presenta al Cid en la primera época de su vida. El Cid de la leyenda recogida en la “Crónica general”, y desde ésta, modificada hasta el siglo XV, ha sido el símbolo del pueblo cuyas cualidades refleja: el amor a la familia, la fidelidad, la generosidad y altanería con el rey; el espíritu caballeresco, aventurero y conquistador que lleva al hidalgo castellano a apoderarse de Valencia y a poner a sus hijas en el trono.

Religión. ¡Oh Dios!, que para evangelizar a los pobres, y para promover el decoro del orden sacerdotal, fortaleciste con virtud apostólica a San Vicente: pedímoste nos concedas, que cuantos veneramos sus piadosos méritos aprendamos los ejemplos de sus virtudes. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s