Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “La novela” 1977: Delly; Artús o Arturo; Thomas Hardy; el Nouveau Roman y Claude Simon; Carlo Cassola; Halldór Kipjan Laxness; Giuseppe Tomasi, príncipe de Lampedusa; Carlo Emilio Gadda; Jaroslav Hasek; “À rebours”, de Joris-Karl Huysmans; Hans Jakob Christoffel von Grimmelshausen; Pierre Benoît; Paul Nizan; José María Eça de Queiroz; Ellen Glasgow; Henry Mackenzie; Evelyn Waugh; Samuel Richardson; Cecil Scott Forester; Liam O’Flaherty; Flannery O’Connor; Claude-Prosper Jolyot Crébillon; Jerzy Andrzejewski; Fanny Burney; William Styron; Emilia Flygare-Carlén; Erico Verissimo; Knut Hamsun; Mazo de la Roche; Margaret Kennedy; Giorgio Bassani; Edmond-François About; William Burroughs; Matilde Serao; Mary Gladys Webb; William Dean Howells; Robert Penn Warren; Carson McCullers; Ignazio Silone; Jacques Henri Bernardin de Saint-Pierre; Thomas Wolfe; la novela histórica; la novela morisca; la novela naturalista; la novela de costumbres; la novela de tesis; y la novela epistolar. A esta lista podemos añadir diecinueve motivos más: Mary Elizabeth Braddon; Oliver Goldsmith; Henry Green; Julien Green; Olav Duun; William Carleton; Nikolái Alexéievich Ostrovski; Marqués de Azeglio; Maurice Dekobra; Ian Fleming; Joseph Heller; Pierre Loti; Baronesa de Orczy; Barón de Weyssenhoff; Gustav Frenssen; Theodore Dreiser; Jakob Wassermann; Jean Giono; y Júlio Dinis. Por otra parte, Jacques Henri Bernardin de Saint-Pierre fue un escritor francés (1737-1814), precursor del romanticismo francés con su novela “Pablo y Virginia”. Y Erico Verissimo fue un novelista brasileño (1905-1975), autor de “Caminos cruzados”, “Un lugar en el Sol”, etc. Y Robert Penn Warren fue un escritor estadounidense nacido en 1905, autor de la novela “Todos los hombres del rey”. Y Giuseppe Tomasi, príncipe de Lampedusa, fue un escritor italiano (1896-1957), autor de “El Gatopardo”, novela póstuma. Y la novela histórica es una mezcla de sucesos y personajes históricos con los fingidos, con cierta preferencia hacia los primeros. Se desarrolló especialmente durante el Romanticismo. Y la novela morisca es un género literario español que relata los amores entre moros, cuyas relaciones con los cristianos suelen ser cordiales, y generalmente están relacionados con las guerras de Granada o con la rebelión de las Alpujarras. Y la novela naturalista trata de ser científica basándose en la observación y experimentación, sin rehuir la descripción de los aspectos más desagradables.

Receta. Caldo de habas. En una olla poner a cocer 125 gramos de habas bien cubiertas de agua una media hora. Se evitará que las habas se vuelvan amarillas si después de cocerlas se escurren con agua bien fría. Limpiar unos 60 gramos de espinacas y cocerlas con sal en una olla aparte. Escurrir las espinacas y picarlas junto con un diente de ajo, una cebolla pequeña y una rama de apio. Incorporar las espinacas a la olla con las habas y añadir unos 35 gramos de tocino, unos 35 gramos de morcilla y 50 gramos de fideos finos. Salpimentar y cocerlo unos diez minutos más.

Reconquista. La personalidad histórica del Cid ha quedado oscurecida por su personalidad épica y legendaria. El Cid es, ante todo, un héroe épico, un gran inspirador de poesías, cuya eficacia idealizadora no sólo perdura, sino que crece a través de los siglos. Historiadores, literatos y sesudos eruditos se empeñan en presentarlo como al cumplido caballero cristiano y español, tal como el pueblo castellano lo concebía. “Toda la hidalguía cristiana y española se cifran en el Cid. En la guerra es el temido Campeador jamás vencido, en la victoria el corazón clemente y generoso, en la Corte el avisado consejero de los reyes; en el gobierno, el padre de los pueblos y de sus mesnadas; en lo público, el varón entero que defiende los fueros populares. No hay espíritu de egoísmo y de interés, ni menos de crueldad ni de venganza. La justicia y la honradez son normas de sus obras…” (Cejador.) Éste es el Cid oficial y popular, muy distinto del Cid histórico, pero la literatura ha vencido a la historia y el romance al documento.

Religión. ¡Oh Dios!, que con orden admirable distribuyes los oficios de los Ángeles y de los hombres: concede propicio, que sea en la tierra custodiada nuestra vida por Aquéllos que Te asisten siempre en el cielo. Por N. S. J. C. …

¡Oh Dios!, que entre los demás Ángeles, para anunciar el misterio de la Encarnación, elegiste al Arcángel Gabriel: concédenos propicio, que celebrando su festividad en la tierra, experimentemos su patrocinio en el cielo: Que vives…

¡Oh Dios!, que a tu siervo Tobías diste por compañero en el camino, al Santo Arcángel Rafael: concede a tus siervos que seamos siempre protegidos por su guarda y defendidos por su auxilio. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s