Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “La primavera y el amor” 1977: el dios hindú Kama; el cantueso; el petirrojo; la subida de los salmones; el ciclamor; la avispa; la cigüeña; las primuláceas; Sankt-Gallen; Jacques Prévert; Adriano del Valle; Friedrich Gottlieb Klopstock; Casimiro de Abreu; John Shaw Neilson; Germán Bleiberg; Nicasio Álvarez de Cienfuegos; Claude Simon; Claude le Jeune; Tatiana Tess; la Escuela de Olot; Giuseppe Arcimboldo; Gregorio de Ferrari; Albert Roussel; Cloris y Céfiro; Miguel Delibes; y Václav Solc. A esta lista podemos añadir dos motivos más: Joseph von Eichendorff; y Lajos Zilahy. Por otra parte, Kama es el dios del amor en la mitología hindú. Aún niño contrajo matrimonio con Rati, la diosa de la primavera. Y el cantueso es una planta leñosa de la familia de las labiadas, que crece hasta un metro de altura. Su floración se inicia en primavera. Y el ciclamor es un árbol de la familia leguminosas, originario de Oriente, aunque crece también en el Mediterráneo. Es ornamental; sus ramas, tanto viejas como jóvenes, se cubren de flores rojas en primavera, antes de sacar las hojas. Y el petirrojo es un pájaro que pertenece a la familia de los túrdidos y al orden de las paseriformes. Tiene un canto dulce y es muy vivaz, pero se vuelve terriblemente agresivo, sobre todo en la época de la reproducción. Vive en toda Europa, Asia Menor y Persia; a finales de verano suele emigrar hacia las regiones meridionales. En abril la hembra construye sobre el terreno, en un lugar bien oculto, un nido de forma de copa, en el que pone de 5 a 8 huevos; la incubación, en la que el macho no participa, dura cerca de dos semanas. En mayo tiene lugar una segunda nidada y más tarde le sigue una tercera.

Receta. Sopa de lechuga. Se limpia la lechuga y se cuece a fuego lento en una cacerola, con un buen trozo de mantequilla, removiendo hasta que las hojas estén bien rehogadas. Entonces se agrega sal y pimienta y se deja que vaya hirviendo con el agua suficiente. Antes de servir la sopa, se le añade un vaso de leche y se la vierte sobre pan rebanado frito.

Reconquista. Las campañas de Andalucía ocuparon muchos años del reinado de Alfonso VII el Emperador (1126-1157), aunque al fin resultaron casi ineficaces para la Reconquista. En unión de un príncipe musulmán, Zafadola, se internó en tierras andaluzas devastándolas y hostigando a los almorávides y obligando a los reyezuelos a pagar los tributos, tomó Córdoba (1145), devolviéndosela a su rey Abengania, para que la defendiese de los almohades, que habían invadido El Andalus. La conquista de más resonancia fue la de Almería (1147), auxiliado por tropas y barcos aragoneses y catalanes de Ramón Berenguer IV, huestes navarras mandadas por su rey García Ramírez y naves genovesas y pisanas tomadas a sueldo. La ciudad cayó en poder de los almohades diez años después, siendo inútil el socorro que quiso prestarle. Al regresar de la expedición murió Alfonso VII (1157) en Fresneda, cerca del puerto de Muradal (Sierra Morena).

Religión. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Rogámoste, Señor, nos libres de todo peligro de alma y cuerpo; y por intercesión de la gloriosa siempre Virgen Santa María, Madre de Dios; de San José, de tus santos Apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los Santos, concédenos, benigno, la salud y la paz; para que, destruida toda adversidad y error, tu Iglesia te sirva con segura libertad. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo, Hijo tuyo, que vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Oremos. Concédenos por favor, Señor Dios, que nosotros, tus siervos, gocemos de continua salud de alma y cuerpo; y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María seamos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutemos de las alegrías de la vida eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s