Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “El cine” 1977: Akim Tamiroff; la cámara; el guión; Orson Welles; Michèle Morgan; Peter Ustinov; Susan Hayward; James Dean; Mikis Theodorakis y “Zorba el griego”; Hollywood; Alfred Hitchcock; Fritz Lang; Bambi; el cine amateur; y la animación. A esta lista podemos añadir tres motivos más: Buster Keaton; Simone Signoret; y Greta Garbo. Por otra parte, Akim Tamiroff es un actor teatral y cinematográfico ruso, nacido en Bakú en 1899. Sus principales características interpretativas se han puesto de manifiesto en papeles secundarios genéricos, con los que obtuvo numerosos éxitos. Y Peter Ustinov, nacido en 1921, es un actor y autor teatral inglés. Satiriza con desenfado los convencionalismos de la vida social. Ha intervenido en el cine como actor y director. Y Michèle Morgan, seudónimo de Simone Roussel, es una actriz del cine francés nacida en 1920. Cuando tenía catorce años visitó unos estudios y entonces se despertó en ella la vocación artística. Después de interpretar algunos personajes de cierta importancia en filmes, marchó a Hollywood para trabajar y luego volvió a Francia para realizar una de sus mejores interpretaciones, que le proporcionó el premio de Cannes. Diversos premios que ganó después le hicieron acreedora al título de “primera dama” del cine francés, según expresión popular. Su elegancia interpretativa y fina expresividad le han proporcionado numerosos éxitos fílmicos.

Receta. Garbanzos a la vinagreta. Se pone a remojo medio kilo de garbanzos en un recipiente cubierto de agua templada y un puñado de sal. Al día siguiente se pone un puchero con agua, una hoja de laurel, un trozo de cebolla y un hueso de jamón; se acerca al fuego, cuando rompe el hervor se echan los garbanzos, previamente lavados con agua templada. Cuando rompen a hervir nuevamente se espuma con cuidado y se dejan cocer suavemente hasta que estén tiernos (se conoce que están tiernos cuando tienen el pico abierto). Se quita el agua y se pone en una legumbrera, cubriéndolos con una salsa vinagreta hecha del modo siguiente: se pone a cocer un huevo durante diez o doce minutos, se refresca en agua fría y se descascarilla, se saca la yema y se pone en un tazón, donde se bate, añadiéndole cuatro cucharadas de aceite y dos cucharadas de vinagre, y agregándole una cucharada de cebolla picadísima, un diente de ajo, una rama de perejil y una cucharada de alcaparras. Se mezclan bien todos los ingredientes y se vierten encima de los garbanzos.

Reconquista. Alfonso VII el Emperador (1126-1157), rey de León y Castilla, deshizo el reino entregando en herencia Castilla a su hijo Sancho III el Deseado, rey de Castilla de 1157 a 1158, y León a su hijo Fernando II, rey de León (1157-1188). Sancho III casó con Blanca de Navarra, con quien tuvo al que sería Alfonso VIII el Bueno. Fernando II, por su parte, casó dos veces, la primera con Urraca de Portugal, de quien se divorció en 1175, y la segunda con Teresa de Lara, con quien tuvo dos hijos: Sancho, y el que sería Alfonso IX. Alfonso VII deshace toda su labor con su testamento, por el cual dividía sus estados, dejando a sus hijos Fernando II el reino de León y a Sancho III Castilla. Comprendía el primero León, Asturias, Galicia y Extremadura occidental o frontera de Portugal. Tuvo dos monarcas: Fernando II (1157-1188), que conquistó Yelves y Alcántara, y su hijo Alfonso IX (1188-1230), que tomó a la morisma Cáceres, Mérida, Badajoz y Elvas. Por su parte, Sancho III, rey de Castilla, murió pronto y Castilla pasó a su hijo Alfonso VIII el Bueno (1158-1214), que sólo tenía tres años de edad. Hasta que cumplió los catorce, el reino fue un semillero de discordias y guerras civiles, que aprovechó el rey leonés Fernando para apoderarse de algunas ciudades castellanas. Cuando reinó personalmente, obligó a su tío el rey de León a devolverle las ciudades, conquistó a los musulmanes la ciudad de Cuenca y en una de sus expediciones llegó hasta Algeciras, desde donde retó al sultán de los almohades, nuevos dominadores del Norte de África. Vinieron los almohades y Alfonso fue derrotado en la batalla de Alarcos (Ciudad Real). El poderío musulmán en la Península Ibérica se vio considerablemente reforzado con los nuevos dominadores que amenazaban la seguridad de los reinos cristianos. Todos, excepto el de León, se unieron y conducidos por Alfonso VIII y con la ayuda espiritual del Papa partieron de Toledo hacia el Sur hasta la provincia de Jaén. Encontraron al ejército musulmán cerca del puerto de Despeñaperros (zona de paso de Castilla al Valle del Guadalquivir), y el 16 de julio del año 1212 ganaron la batalla de las Navas de Tolosa que quebrantó seriamente el poderío almohade en España. Ante los cristianos se abría el amplio y fértil valle del Guadalquivir donde tendrán lugar las futuras conquistas castellanas.

Religión. Pedimos, Señor todopoderoso, ser socorridos con la intercesión de San Bruno, tu Confesor: y pues al pecar hemos gravemente ofendido a tu Majestad, por sus méritos y ruegos obtengamos el perdón de nuestras culpas. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s