Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “Madrid” 1977: Luis Daoíz; Luis Taboada; Antonio Neira de Mosquera; el Ateneo de Madrid; Pedro de Répide y el Rastro; Emilio Carrere; Francisco Santos; Juan de Zabaleta; el monumento de la Cibeles; el chotis; José Gutiérrez Solana; el mantón de Manila; Ramón Gómez de la Serna; Francisco Álvarez; Agustín de Foxá; el Teatro real; Ramón de Mesonero Romanos; las corridas de San Isidro y Ernest Hemingway; Luis Coloma; Manuel Bretón de los Herreros y Gregorio Romero de Larrañaga; San Isidro labrador; y el chulo o majo. A esta lista podemos añadir dos motivos más: el Parnasillo; y Antonio Espina. Por otra parte, San Isidro labrador es el patrón de Madrid, que pasó allí su vida (1082-1130). Casado son Santa María de la Cabeza, fue un humilde labrador. Según la tradición, realizó muchos milagros. En 1619 fue beatificado por Paulo V y canonizado por Gregorio XV en 1622. Se conmemora su día el 15 de mayo. Y Francisco Álvarez fue un orfebre español, autor de la gran custodia en forma de templete (1568) del ayuntamiento de Madrid. Y Francisco Santos fue un escritor español de la segunda mitad del siglo XVII. Criado del rey, escribió diversas narraciones costumbristas, entre ellas “Día y noche de Madrid” (1663) y “Las tarascas de Madrid” (1665). Y el chulo es un individuo característico del pueblo bajo de Madrid, que se distingue por cierta afectación en su persona y en el modo de comportarse.

Receta. Crema de calabaza. Se cuece calabaza, ajo, cebolla, patata, apio, zanahoria, tomate y puerros, todo junto, y se le añade un chorro de aceite. Cuando esté tierno se pasa por la batidora y se le añade sal.

Reconquista. Cumpliendo disposición testamentaria, Alfonso VIII el Bueno comenzó a gobernar a los 14 años. En las Cortes de Burgos se convino el casamiento de Alfonso con Leonor de Plantagenet, hija de Enrique II de Inglaterra, que recibió como dote el ducado de Gascuña. Las diferencias que había con Aragón se zanjaron en la “entrevista de Sahagún” (1170) entre los dos jóvenes monarcas (Alfonso VIII y Alfonso II), y se concertaron pactos ofensivos y defensivos. Alfonso VIII atacó a Sancho VI, rey navarro, y le quitó (1173) las plazas riojanas que aquél se había apropiado durante su minoría. Luego, tras largo y reñido cerco, conquistó Cuenca (1177), con el auxilio de Alfonso II de Aragón, que por esta ayuda quedó libre del feudo que prestaba. En gravísimo peligro estuvo con la venida del sultán almohade Abuyacub Almansur, que derrotó a Alfonso en Alarcos, a 4 kilómetros de Ciudad Real (1195), puso sitio a Toledo y Cuenca, y se apoderó de Madrid, Guadalajara y Uclés. Su primo Alfonso IX de León y Sancho VI de Navarra aprovecharon esta crítica situación para invadir las tierras castellanas, pero le salvó Pedro II de Aragón, que unió sus tropas a las de Alfonso VIII y penetraron en el reino leonés obligando a su rey a pactar, concertándose el casamiento de Alfonso IX con Berenguela (1198), hija de su primo Alfonso VIII. Luego, los tres reyes marcharon contra Sancho VII el Fuerte, de Navarra, reino que quedó mermadísimo por el establecimiento de castellanos en San Vicente de la Barquera, Santander, Laredo, Castro Urdiales, Guetaria, Motrico, San Sebastián, Fuenterrabía y otras villas (1200). Concertada la paz, Alfonso VIII consiguió unir a los soberanos cristianos-menos al de León-contra los almohades que habían repasado Sierra Morena y hacían la guerra en la Mancha.

Religión. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Rogámoste, Señor, nos libres de todo peligro de alma y cuerpo; y por intercesión de la gloriosa siempre Virgen Santa María, Madre de Dios; de San José, de tus santos Apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los Santos, concédenos, benigno, la salud y la paz; para que, destruida toda adversidad y error, tu Iglesia te sirva con segura libertad. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo, Hijo tuyo, que vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Oremos. Concédenos por favor, Señor Dios, que nosotros, tus siervos, gocemos de continua salud de alma y cuerpo; y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María seamos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutemos de las alegrías de la vida eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s