Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “El banco”: Sumeria en el tercer milenio; la batalla de Ostende; los Rothschild; la caja de ahorros y el marqués de Pontejos; el Banco Mundial, la Corporación financiera internacional, la Asociación del desarrollo internacional y la Conferencia de Bretton Woods; el Sistema de la reserva federal; la Cámara de compensación; el billete de banco, Joaquim Paco d’Arcos, y Palmstruck; el Banco de Importación y Exportación de Washington; los grupos de presión; la cava; Jean Giono; las Órdenes militares; Rodrigo de Dueñas; José Echegaray; Frank William Taussig; los Medici; Italo Svevo; los Fugger; la Taula de canvi; Calmonio; John Pierpont Morgan; el conde de Güell; la ceca; Jesse James; el Big Five; y los lunfardos. A esta lista podemos añadir seis motivos más: el cheque; el Banco de Colombia; Thomas Stearns Eliot; Aurelio Arteta; Bethmann; y Henry Dunning MacLeod. Por otra parte, los Rothschild son una familia judía de banqueros originaria de Francfort, que alcanzaron tal preeminencia en los siglos XVII y XVIII que durante largo tiempo actuaron de banqueros de gran parte de las monarquías europeas. Y la Cámara de compensación es una asociación voluntaria de bancos para simplificar y facilitar el intercambio de cheques, pagarés, letras, etc., de modo que el total de los saldos acreedores de todos los bancos compensa el total de los saldos deudores. Y el Sistema de la reserva federal es un sistema bancario estadounidense creado en 1914 y encargado de la emisión de moneda y del control del crédito. Y Rodrigo de Dueñas fue un banquero y hombre de negocios castellano, nacido en Medina del Campo en la segunda mitad del siglo XVI. Era nieto de un judío converso y se le consideraba el más rico hombre de negocios de Castilla. Fue regidor de su ciudad natal, banquero y acreedor de Carlos Quinto, y su autoridad llegó a ser tal que causó escándalo y fue relevado de un cargo suyo cuando ya era de avanzada edad.

Receta. Caldo para enfermos. Se toma carne magra y limpia de pellejos y gorduras, se coloca en un puchero con el agua que se crea precisa y cuando ésta está hirviendo. Además de la carne se pone un pedazo de gallina, cebolla blanca y un hueso de ternera de la rodilla. Todo esto debe tenerse durante cinco o seis horas a fuego muy lento; y para servirlo se cuela, con lo que quedará claro y transparente.

Reconquista. Con la muerte de Fernando IV vuelve a asumir la regencia doña María de Molina, que tantas pruebas había dado ya de prudencia y buen gobierno durante la menor edad de su hijo. La menor edad de Alfonso XI no se vislumbraba de ninguna manera tranquilizadora. La reina madre, doña Constanza, carecía de las dotes necesarias para ejercer la tutela. En cambio, los levantiscos nobles, que a la muerte de Sancho IV sembraron de intranquilidad y rebeliones el reino, volvieron a levantarse ante la debilidad del rey niño y de la mujer que ostentaba el poder: doña María de Molina. Don Juan Núñez de Lara, los infantes don Juan, el de Tarifa, y don Juan Manuel, empezaron a disputarle la regencia. Impotente doña María de Molina para hacerse fuerte por las armas contra tan potentes contrincantes acudió, una vez más, a la prudencia y se constituyó una tutoría formada por la reina madre, doña Constanza; doña María de Molina, abuela del rey; y los infantes don Juan, hermano de Sancho IV, y don Pedro, hermano de Fernando IV. Las desavenencias entre los cuatro tutores o regentes no se hicieron esperar y bien pronto se formaron dos grupos: el primero formado por doña María y don Pedro, su hijo; el segundo por la reina madre y don Juan. Con la muerte de doña Constanza, doña María de Molina reunió a sus enemigos en Palazuelos pero tampoco la nueva tentativa de unión surtió efecto. Mientras tanto los infantes don Pedro y don Juan luchaban en la vega granadina, donde murieron. De nuevo salieron otros tutores que, a la muerte de doña María de Molina en 1321, se dividieron y aumentaron el descontento.

Religión. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Rogámoste, Señor, nos libres de todo peligro de alma y cuerpo; y por intercesión de la gloriosa siempre Virgen Santa María, Madre de Dios; de San José, de tus santos Apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los Santos, concédenos, benigno, la salud y la paz; para que, destruida toda adversidad y error, tu Iglesia te sirva con segura libertad. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo, Hijo tuyo, que vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Oremos. Concédenos por favor, Señor Dios, que nosotros, tus siervos, gocemos de continua salud de alma y cuerpo; y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María seamos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutemos de las alegrías de la vida eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s