Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “La Navidad” 1977: el abeto germánico; los cancioneros populares de Navidad y de la Pasión de Joan Llongueras; “Natividad”, por P. Lorenzetti; la liturgia católica; las danzas dramáticas del Brasil; Clodoveo en 496; el padre Urdaneta; Caonabó; el fuerte de Navidad; el Palacio de los Duques de Villahermosa; Francesco Fracanzano; Dickens; Il Correggio; Odín en Noruega; el bombardeo de Hawai y Haiphong; y el Canon de la misa. A esta lista podemos añadir dos motivos más: el eléboro; y el muérdago. Por otra parte, en 1492 Colón llegó a Cuba y a la isla llamada por los indígenas Haití, que bautizó con los nombres de Juana y La Española, respectivamente. En ésta última se instaló el primer establecimiento español, el fuerte de la Navidad, que poco después fue destruido por los indios. Y aunque el Canon es una de las partes invariables de la misa, posee algunas variantes que se usan en las grandes fiestas, como Navidad, Pascua y Pentecostés. Y Antonio Allegri, llamado “il Corregio” por el lugar de su nacimiento (ca. 1489-1534), fue un pintor italiano muy sentimental, sin llegar a la genialidad de Rafael al que siguió, y de bello colorido y logrado efecto de claroscuro, especialmente en su cuadro titulado “La noche”, con el tema de la natividad, que se encuentra en la Galería de pintura de Dresde.

Receta. Patatas campesinas. Se pelan y cuecen las patatas en agua salada, con tomillo, hierbabuena y cebolla. Cuando estén cocidas, se escurren, partiéndolas a rodajas y rociándolas con mantequilla derretida y casi quemada.

Reconquista. Pedro I el Cruel (1349-1369), único hijo legítimo de Alfonso XI y de doña María de Portugal, heredó el reino a los seis años. Tenía cinco hermanos bastardos (Enrique, Fadrique, Fernando, Tello y Juan), nacidos de los amores ilegítimos de Alfonso XI y la hermosa dama sevillana Leonor de Guzmán, favorita durante veinte años. Todos habían recibido con largueza señoríos y honores. La conducta de la ofendida reina doña María, que mandó prender y matar a doña Leonor y la actitud hostil en que se colocaron los bastardos, unido a sus ambiciones; las intrigas de la nobleza y el cruel temperamento del rey produjeron funestas guerras civiles, que tomaron después carácter internacional. Gobernaba como favorito don Alfonso de Alburquerque, que concertó el casamiento de don Pedro, que tenía 17 años, con doña Blanca de Borbón, de la familia de Juan el Bueno, rey de Francia; pero don Pedro, a los tres días de casado (1353), la abandonó para unirse a su querida doña María de Padilla, de la que estaba ciegamente enamorado. La conducta del joven e impulsivo rey, que encerró a doña Blanca en el castillo de Arévalo, produjo gran escándalo y fue aprovechado por los descontentos, que formaron una liga en la que entraron los bastardos don Enrique y don Fadrique y Alburquerque, que había sido sustituido en el favor del rey por los parientes de la Padilla, don Juan Fernández de Hinestrosa, Diego de Padilla y otros. El rey fue detenido en Toro (Zamora) y los rebeldes se repartieron los cargos, pero don Pedro logró escapar (1354) auxiliado por su tesorero, el judío Samuel Leví. Reúne tropas y vuelve sobre ellos y los derrota, imponiéndoles terribles castigos, ejecutados algunos en presencia de su madre, que le maldijo y se retiró a Portugal.

Religión. ¡Oh Dios, Creador y Redentor de todos los fieles!: concede a las almas de tus siervos y siervas la remisión de todos sus pecados: a fin de que por estas piadosas súplicas consigan el perdón que siempre desearon: Que vives y reinas…

¡Oh Dios! Señor de las misericordias: concede a las almas de tus siervos y siervas, cuyo aniversario conmemoramos, el lugar de refrigerio, la felicidad del descanso, y la claridad de la luz eterna. Por N. S. J. C. …

¡Oh Dios!, que otorgas el perdón, y quieres la salvación de los hombres: rogamos a tu clemencia que, por intercesión de la siempre Virgen Santa María y de todos tus Santos, concedas a las almas de tus siervos y siervas, que salieron de este mundo, llegar a la eterna compañía de los bienaventurados. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s