Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “Las mil y una noches” 1982: la mezquita de Omar en Jerusalén; los fatimíes ismaelíes; el yaiza; Nafisa; la fuente Salsabil; Bagdad; Comodo; las traducciones; los coptos; el mahdismo; y los wahabitas. A esta lista podemos añadir dos motivos más: Abu J-Aswad al-Du’ali; y la escritura cúfica omeyyade. Por otra parte, la escisión entre las dos tendencias del islam, sunnismo y shi’ismo, se agravó como consecuencia de la propaganda de los fatimíes ismaelíes. Por su parte, los turcos selyúcidas eran sunnitas. Y en el Imperio otomano, el yaiza es la cantidad que pagaban al agá de los jenízaros los oficiales que entraban en funciones.

Receta. Judías con tomate. Cocer abundante agua y cuando empiece a hervir introducir un kilo de judías verdes limpias y troceadas. Dejarlas hervir destapadas. Mientras, sofreír tres cuartos de kilo de tomates maduros y una cebolla mediana en tres cucharadas de aceite, pasarlo por el chino y devolverlo a la sartén. Echarle una cucharadita de edulcorante. Incorporar las judías escurridas y machacar un diente de ajo y una cucharada de perejil picadito que se incorporará al rehogo. Rectificar de sal y dejar cocer unos quince minutos.

Reconquista. La mayoría de la nación reconoció a Enrique II el de las Mercedes (1369-1379), pero Enrique necesitó luchar contra algunas ciudades y caballeros que lo consideraban usurpador y se mantuvieron fieles a las hijas de Pedro I y de la Padilla, Constanza e Isabel, que habían sido juradas herederas en las Cortes de Bribiesca, en 1363. Estas infantas casaron con los duques de Lancaster y de York, que alegaron derechos a la corona. Fernando I de Portugal, invocando la legitimidad, invadió Galicia. Los reyes de Navarra, Aragón y Granada le hicieron también la guerra. Acaso nunca se vio Castilla en mayor riesgo, pero Enrique salvó todos los peligros. Venció al portugués, llegó a Lisboa y le puso en trance de pedir la paz; ayudó al rey de Francia, por ser enemigo de Inglaterra, con una escuadra mandada por Bocanegra, que derrotó en La Rochela (1372) a la inglesa, que dirigía el conde de Pembroke, que cayó prisionero, y al concertarse la paz en 1375 entre Francia e Inglaterra, entró también Castilla. Ese mismo año terminó la lucha con Granada, Navarra y Aragón, volviendo al fin la paz a Castilla, que desde la muerte de Alfonso XI había sido un vivero de discordias. Enrique, benévolo aun para sus enemigos, deseando atraerlos para afianzarse en el trono, otorgó riquezas y honores con daño de la Hacienda pública, y tan pródigamente, que recibió el sobrenombre de Enrique el de las Mercedes.

Religión. Omnipotente, sempiterno Dios, que nos has dado celebrar en una solemnidad los merecimientos de todos tus Santos: pedímoste que por los ruegos de tantos intercesores, nos concedas abundantemente tu deseada misericordia. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s