Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “Los cuentos infantiles” 1982: Chîrin y Cosroes; Lohengrin; los cuentos de Calleja; Wilhelm Hauff; Mary Louisa Stewart; la condesa d’Aulnoy; Dick Whittington; Isaac Bashevis Singer; Edmund Spenser; James Barrie; “Las tres princesas negras”; el cuento de Aristeo en las “Geórgicas” de Virgilio; Paul Dukas; el gnomo; Carlo Collodi; Harriet Martineau; y Phillip Pullman. A esta lista podemos añadir dos motivos más: Selma Lagerlöf; y Henry Purcell. Por otra parte, “Las tres princesas negras” es un cuento de hadas alemán, que narra cómo un joven llega a un castillo negro en el bosque y encuentra a tres princesas enterradas hasta la cintura, y que para redimirlas el joven no debe hablar durante un año y no hablar a nadie acerca de ellas. Y Edmund Spenser (ca. 1552-1599) fue el más importante de los poetas ingleses renacentistas, de la época isabelina, autor, entre muchas otras obras, del poema épico “La reina de las hadas”, dedicado a la reina Isabel I de Inglaterra. Y Dick Whittington es el protagonista de un cuento infantil en el que, entre otras cosas, llega a ser alcalde de Londres.

Receta. Arroz con bacalao. Se ponen a desalar 300 gramos de bacalao durante doce horas. Se desmenuza, lavándolo varias veces en agua fría, y se reserva. En una cazuela se ponen cuatro vasos de aceite, se calienta y se echan 100 gramos de cebolla y un diente de ajo picado y dos pimientos rojos cortados en tiras. Se deja freír despacio y se añade medio kilo de tomates sin piel ni pepitas y picados menuditos. Se deja freír un poco y se añade el bacalao desmigado y se rehoga con el conjunto durante tres o cuatro minutos. Se machacan en un mortero dos o tres granos de pimienta, una rama de perejil y tres hebras de azafrán. Se deslíe con un poco de agua y se echa a la cazuela. Se añaden cuatro vasos de agua y se deja que rompa a hervir. Entonces se echan dos vasos de arroz (que suele ser medio kilo), se sazona de sal y se deja hervir destapado veinte minutos. Los primeros diez minutos, a lumbre viva; después se va disminuyendo la lumbre. A los veinte minutos se aparta y se deja reposar diez minutos.

Reconquista. El duque de Lancaster, que se titulaba rey de Castilla, invadió Galicia, y Juan I concertó con él la paz de Troncoso (1387), por la cual Enrique, hijo de Juan I y heredero de Castilla, se casaría con Catalina, hija del duque y de doña Constanza, hija de Pedro I, de modo que se unen las descendencias de los protagonistas de la tragedia de Montiel. La boda se celebró en la catedral de Palencia y los nuevos esposos, de diez años él y de catorce ella, recibieron el título de “príncipes de Asturias”, que desde entonces usaron los herederos del trono. Requerido Juan I para definirse en el cisma de Occidente, se decidió por el papa de Aviñón, Clemente VII. Una caída de caballo le produjo la muerte.

Religión. ¡Oh Dios!, que ves no podemos subsistir por nuestra propia virtud: concédenos propicio que, por la intercesión de San Martín, tu Confesor y Pontífice, seamos defendidos contra toda adversidad. Por N. S. J. C. …

Rogamos, Señor, que defiendas a tu familia con incesante piedad; y pues solamente se apoya en la esperanza de la gracia celestial, sea siempre amparada por tu protección. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s