Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “Las batallas”: la victoria pírrica; la danza pírrica; Stefano Della Bella; el karate; los “pueblos del mar” y el hierro; el caballo; los egipcios y el bronce; las naves asirias y caldeas; los partos; Mitrídates VI el Grande; las Termópilas; las bombas; el estradiote; el mameluco; y los mercenarios. A esta lista podemos añadir ocho motivos más: Erich Maria Remarque; Benjamin Berkeley Hotchkiss; el Ejército de Salvación; el jiu-jitsu; Stefan Wolpe; Theodor Karl Korner; Peter von Hess; y los Vernet. Por otra parte, una de las principales consecuencias de las invasiones de los “pueblos del mar” en el siglo XII a. c., que destruyeron el imperio hitita, fue la difusión del uso del hierro. Y la tecnología primitiva más espectacular en el campo de batalla es el carro de guerra, que data en torno al año 1700 a. c. y que no fue posible hasta la domesticación del caballo. La utilización de corceles como monturas para la caballería, posiblemente iniciada por los pueblos nómadas de las estepas centroasiáticas, no se convirtió en un elemento regular en los ejércitos hasta el siglo VIII a. c. en Mesopotamia. Y está admitido que fue en el golfo Pérsico, hacia el siglo VIII a. c., donde aparecieron organizadas las primeras flotas de guerra de la historia. Las naves asirias y caldeas, pequeñas galeras redondeadas provistas de espolón a proa, iban tripuladas por combatientes armados de lanza y escudo, situados a cubierta.

Receta. Patatas fritas y guisadas. Se ponen a freír las patatas, se les echa sal y, cuando están fritas, un poco de pimentón y agua, añadiéndoles perejil, ajos fritos y azafrán, pimienta, clavo y comino machacados y mezclados con una miga de pan; todo esto se deshace con agua, se pone en las patatas y se las deja que cuezan para servirlas luego.

Reconquista. Los infantes de Aragón, hijos de Fernando de Antequera, rey de Aragón y Sicilia, “buen regente que dejó mala semilla”, don Juan y don Enrique, primos del rey de Castilla y León Juan II (1406-1454), ya que Fernando era tío de Juan II, y rivales entre sí, ambicionaban mandar. En torno de cada uno formóse un partido poderoso; don Juan, a más de los ricos señoríos que poseía en Castilla, era rey de Navarra por su casamiento con doña Blanca, y don Enrique, maestre de Santiago, se casó con la hermana del monarca y llegó en su osadía a secuestrar al rey en Tordesillas disponiendo a su capricho del gobierno. Juan II pudo escapar gracias a la habilidad de don Álvaro de Luna, hijo del señor de Cañete, del mismo nombre y apellido, que lo había tenido en punible ayuntamiento con la mujer del alcalde de Cañete. Su tío, el arzobispo de Toledo, don Pedro de Luna, lo introdujo en palacio, donde vivió desde muchacho.

Religión. ¡Oh Dios!, que hiciste a la Reina Santa Margarita admirable por su insigne caridad para con los pobres: haz que por su intercesión y a su ejemplo, crezca continuamente tu caridad en nuestros corazones. Por N. S. J. C. …

¡Oh Dios!, que en el corazón de Santa Gertrudis, Virgen, Te preparaste grata morada: por sus méritos y súplicas, purifica piadoso las manchas de nuestro corazón, y danos gozar de su compañía. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s