Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “Los piratas” 1983: los piratas estonios; el capitán William Kidd; Barbanegra; Zheng Chenggong; Robert Surcouf; Port-Royal; las Antillas de los filibusteros; los pictos y sajones; los ushkuíniki de Nóvgorod; los uscoques de Croacia e Iliria frente a Venecia; Cneo Pompeyo el Grande; Luis de Requesens y Zúñiga; y sir Walter Scott. A esta lista podemos añadir un motivo más: Jean Fleury. Por otra parte, los estonios, de origen ugrofinés, se establecieron en el país con anterioridad a la era cristiana y se dedicaron a la piratería por las costas bálticas. Y Robert Surcouf (1773-1827) fue un corsario francés de la época de las guerras napoleónicas.

Receta. Acelgas en adobillo. Se lava un kilo y medio de acelgas en varias aguas y se pican en trozos menudos pencas y hojas. En una cacerola con abundante agua hirviendo y sal se ponen a cocer hasta que estén tiernas. Entonces se les quita el agua, se lavan en agua fría y se ponen a escurrir. En una sartén se pone un decilitro de aceite, se calienta y se fríe un diente de ajo. Cuando está muy dorado se saca éste y se separa la sartén del fuego. Todavía caliente el aceite se echa una cucharadita de pimentón y dos cucharadas de vinagre y enseguida las acelgas, bien escurridas. En el mortero se machacan el ajo, dos o tres granos de pimienta y una miga de pan mojada en agua y estrujada. Hecha una pasta, se deslíe en una taza de agua y se echa sobre las acelgas, mezclándolas bien. Se rectifica de sal y se deja cocer unos minutos. Se puede servir en una legumbrera con un huevo duro muy picado, espolvoreado por encima.

Reconquista. Algunos cronistas de la época, como Palencia, mosén Diego de Valera y Hernando del Pulgar, fueron los propagadores de la escabrosa especie de que Enrique IV era impotente. Modernamente, el historiador Paz y Meliá pinta la figura moral y física del rey como la de un crapuloso y abyecto; impotente, sodomita, cruel, descreído y de público aficionado a las costumbres mahometanas, que en esa época eran dados al homosexualismo. Añade que sostenía con largueza una guardia morisca, y cree manifiesta su impotencia por su divorcio con doña Blanca y sus vanos amores con doña Guiomar de Castro y doña Catalina de Sandóval.

Religión. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

¡Oh Dios!, que anunciándolo el Ángel, quisiste que tu Verbo encarnase en el seno de la Virgen Santa María: concede a nuestras súplicas que, pues la creemos verdadera Madre de Dios, seamos ayudados de su valimiento para contigo. Por el mismo Señor…

Rogámoste, Señor, acojas benigno las súplicas de tu Iglesia; para que, destruida toda contradicción y error, te sirva con segura libertad. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s