Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “El automovilismo” 1983: la limusina; la copa Vanderbilt; el autódromo; el utilitario; el radiador; el intermitente; el autorradio; el banderín de las competiciones; Tazio Nuvolari; el ingeniero Jean Edouard Andreau; Chrysler corporation y Simca; el escritor Fernando Arrabal Terán; la autoescuela; la caja de cambios; el aparcamiento; Togliatti en Rusia; Johannesburgo; Wolfsburg; Ulm; Flint; Asnières; y Detroit. A esta lista podemos añadir dos motivos más: Louis Renault; y André Michelin. Además, algunos nombres de lugares notables por su industria automovilística: Susa; Cardiff; Eisenach; Essen; Salzgitter; Wilmington; Auckland; Lexington; Coventry; Vigo; Córdoba en Argentina; y Sao Paulo. Por otra parte, el autódromo es una pista para ensayos y carreras de automóviles. Y el banderín es una bandera pequeña que se suele ser utilizada por los comisarios de carreras para comunicarse con los competidores, de manera que cada color o formato tiene un significado. Y el aparcamiento es la acción o lugar destinado para aparcar un coche. Y el utilitario es un vehículo automóvil cuyo propietario o titular lo destina habitualmente para su trabajo o actividad profesional.

Receta de mañana. Patatas ceretanas. Mondar, lavar y trocear un kilo más un cuarto de kilo de patatas; cortar 250 gramos de tocino a dados pequeños; pelar y picar dos dientes de ajo. Poner a cocer en agua y sal las patatas; cuando estén cocidas escurrir la mitad del agua; aplastarlas con una cuchara de madera o un batidor sin que lleguen a hacerse puré (quedarán bastante blandas); agregarles el sofrito. Para hacer el sofrito: poner tres cucharadas de aceite en la sartén; freír el tocino; cuando esté dorado añadirle los ajos picados, freírlos sin dejar que se quemen; agregarle una cucharada de pimentón y sacarlo del fuego. Añadirlo a las patatas; mezclar bien; rectificar de sal y pimienta. Se puede hacer sin pimentón.

Reconquista. Y pondremos fin al triste reinado de Enrique IV el Impotente con palabras del docto doctor Marañón: “Cada día me parece más claro que don Enrique IV fue menos impotente de lo que dicen; que su mujer doña Juana fue mucho más buena de lo que nos cuentan los libros; que la Beltraneja no fue hija del necio don Beltrán, sino, quizá, del rey; y que, en suma, estos tres personajes fueron las víctimas que la opinión y luego la historia eligen para localizar en unos pocos seres humanos las culpas de todos; crimen que los anales del mundo repiten, con idéntica impunidad, desde que hay memoria de ellos”.

Religión de mañana. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

¡Oh Dios!, que por la fecunda virginidad de Santa María diste al humano linaje los premios de la eterna salud: rogámoste nos concedas que experimentemos la intercesión de Aquélla por quien merecimos recibir al Autor de la vida, N. S. J. C., tu Hijo: Que contigo…

Rogámoste, Señor, acojas benigno las súplicas de tu Iglesia; para que, destruida toda contradicción y error, te sirva con segura libertad. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s