Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “La moda” 1983: la sepia; Giovanni Battista Moroni; Minerva; el echarpe; Rosa Genoni; el tafetán; el pequín; Gobelinos; el hilo; Jacquard; la lencería; Fernando Casablancas; San Remo; el “prêt-à-porter”, Florencia y Milán; Alexéi Nicoláievich Kosiguin; la esclavina; Courtrai; la alpaca; la onza; Morris Rosenfeld; el hilván; la rueca; la bobina; el tweed; la blusa; y el frac y la levita. A esta lista podemos añadir cuatro motivos más: la vicuña; Elsa Triolet; el ovillo; y Cristóbal Balenciaga. Además, podemos señalar los siguientes sitios destacados por sus tapices: Arak; Ayr; Misurata; Frankenberg; Kasan; Alcudia; El-Oued; Aubusson; y Hamadán. Por otra parte, la sepia es una materia colorante que se saca de la jibia. Y la rueca es un utensilio para el hilado a mano, que hoy está casi totalmente en desuso. Y Minerva era una diosa de la inteligencia, de las artes, de la sabiduría y símbolo de la providencia divina. Inventó el arte de tejer. Y en Milán, en 1906, una inteligente modista llamada Rosa Genoni hizo un nuevo intento por lanzar una moda italiana que contrarrestase la persistente influencia de la “couture” francesa en Italia, y para ello se inspiró en la pintura medieval y renacentista, en el arte griego y egipcio. Unió una serie de patrones que le granjearon la admiración de los franceses.

Receta de mañana. Ensalada a la vinagreta. Se cuecen las patatas en agua y sal y se pelan, partiéndolas a rodajas y aderezándolas con aceite y vinagre, sal, cebolla picada, pimiento en tiras y huevo duro picado.

Reconquista. Era Jaime I el Conquistador un hombre gallardo, rubio, de ojos oscuros y muy dado a los amoríos. Tuvo tres mujeres legítimas y uniones clandestinas con otras damas. Su proceder en la vida privada y sus desarregladas costumbres trascendieron a la esfera política y fueron causa de sublevaciones hasta de sus hijos, de malestar en el reino y en sus relaciones diplomáticas con otros Estados. A los trece años casó con doña Leonor de Castilla, hija de Alfonso VIII, que le dio al infante don Alfonso, y a la que pronto repudió. Se divorciaron en 1229. Casó en 1235 con doña Violante o Yolanda, hija de Andrés II de Hungría, de la que tuvo tres varones y tres hembras. Entre ellos, Violante, muerta en 1300, que casó con Alfonso X el Sabio rey de Castilla; Jaime I de Mallorca, que casó con Esclarmuna de Foix; Isabel, muerta en 1271, que casó con Felipe III de Francia; y el que sería el sucesor de Don Jaime, Pedro III el Grande, que casó con Constanza, hija del rey Manfredo de Sicilia. Para complacer a su esposa doña Violante, Jaime quiso dividir el reino. Muerta ella, casó en secreto con una dama, doña Teresa Gil de Vidaurre, que contrajo la lepra, por lo que quiso repudiarla y casarse de nuevo, pero ella recurrió al papa, que no autorizó el divorcio. Don Jaime mandó arrancar la lengua al obispo de Gerona, fray Berenguer de Castellbisbal, a quien había confesado su matrimonio con doña Teresa y al que acusaba de haber revelado el secreto de confesión. Con doña Blanca de Antillón tuvo un hijo, Fernán Sánchez, al que quiso conceder algunos señoríos, pero se hizo campeón de la causa y de la rebeldía de la nobleza, y fue trágicamente ahogado en el Cinca por orden del heredero infante Don Pedro, con gran regocijo de su rey y padre. En sus últimos años estuvo muy enamorado y en concubinato con una aristócrata castellana y parienta, doña Berenguela Alfonso.

Religión de mañana. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Rogámoste, Señor, nos libres de todo peligro de alma y cuerpo; y por intercesión de la gloriosa siempre Virgen Santa María, Madre de Dios; de San José, de tus santos Apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los Santos, concédenos, benigno, la salud y la paz; para que, destruida toda adversidad y error, tu Iglesia te sirva con segura libertad. Por el mismo…

Oremos. Concédenos por favor, señor Dios, que nosotros, tus siervos, gocemos de continua salud de alma y cuerpo; y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María seamos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutemos de las alegrías de la vida eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s