Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “Los cuplés”: la Chelito y la pulga; los ciegos; Jeanne Burgeois, la Mistinguett; el Conde de Romanones; Yvette Gilbert y Picasso; “Yo soy flor de cabaret…”, de las cupletistas del Teatro Apolo de los años 1930; Dufresny; “A mi novio le gusta la almeja…”, cuplé de café cantante; Álvaro Retana y Ramírez de Arellano. A esta lista podemos añadir cinco motivos más: Concha Piquer; “Canciones para después de una guerra”; Sara Montiel; el semanario “Varietés”; y “Ya hemos pasao”. Por otra parte, la Dictadura de Primo de Rivera era la época de las canciones populares, que cantaban los ciegos con pequeñas orquestas al borde de las aceras, pasando el platillo entre los transeúntes que se paraban a escucharles. Los ciegos se detenían con sus violines al borde de las aceras a cantar los cuplés de moda-así se llamaban-. Y las andanzas electorales del Conde de Romanones alcanzaron gran popularidad, al punto que en una revista de Perrín y Palacios, estrenada en Apolo, se hacían numerosas alusiones a ellas y hasta se cantaban cuplés, todas las noches repetidos.

Receta de mañana. Tortilla campestre. Se sofríen espárragos, se sacan. Después se sofríen guisantes y ajos tiernos juntos. Por último se junta todo con cinco o seis huevos y se hace la tortilla.

Reconquista. El rey aragonés Jaime II el Justo (1291-1327; rey de Sicilia de 1285. a 1291) casó con Blanca, muerta en 1310, hija de Carlos II de Nápoles, y con la que tuvo a Isabel, que casó con Federico de Habsburgo (antirrey); a Ramón Berenguer conde de Prada; a Jaime (que renuncia a la sucesión); a Pedro, conde de Ribagorza y Ampurias; al que sería el sucesor de Jaime II, Alfonso IV el Benigno; y a María, que casó con Pedro, regente de Castilla. Luego Jaime II casó con María de Chipre, muerta en 1321; después con Elisenda de Moncada; y finalmente con Isabel de Castilla.

Religión de mañana. ¡Oh Dios!, que para predicar tu gloria a los gentiles te dignaste enviar a San Patricio, Confesor y Pontífice: concédenos por sus méritos e intercesión que, merced a tu misericordia, podamos cumplir lo que nos mandas hacer. Por N. S. J. C. …

¡Oh Dios!, que sabes carecemos de toda virtud: guárdanos interior y exteriormente; para que seamos defendidos de toda adversidad en el cuerpo, y limpios de malos pensamientos en el alma. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s