Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “Los piratas” 1985: el marino de guerra Casto Méndez Núñez; Haití; Ceilán; los bucaneros; Barbarroja; los piratas tirrenos; Ratsimilaho; Wallace; sir Kenelm Digby; los piratas eslavos, los wendos; Li-Ma-Hung; Miguel Cané; y Eligio Ancona. A esta lista podemos añadir dos motivos más: François de Clerc; y Raoul Walsh. Por otra parte, en el siglo XIV se establecieron en las costas de la isla de Ceilán piratas musulmanes. Y sir Kenelm Digby (1603-1665) ejerció varios cargos cortesanos y luego se convirtió en corsario y capturó varios barcos franceses y holandeses. Después fue químico y botánico.

Receta de mañana. Coliflor margarita. Se pone a cocer un kilo de patatas con piel, y una vez cocidas se les quita la piel y se cortan en cuadritos. Se cuecen dos piezas de remolacha, poniéndolas en agua fría y dejándolas hervir aproximadamente tres horas. Cuando están tiernas se les quita la piel y se cortan en rodajas. Se cuecen dos huevos durante doce minutos, empezando a contar cuando rompe el hervor. Cuando están, se refrescan en agua fría, se descascarillan, partiéndolos horizontalmente por la mitad y quitándoles las yemas, que se pican muy menuditas, reservando las claras. En una cacerola honda se pone a cocer agua abundante, y cuando rompe el hervor se sumerge una coliflor mediana, quitadas las hojas verdes y el tronco; dejándola entera se añade sal y se deja hervir destapada unos quince o veinte minutos. Pasados éstos se pincha por el tallo para ver si está cocida y se saca con cuidado para que no se deshaga, poniéndola a escurrir. Se hace mayonesa, poniendo la yema en un tazón, añadiéndole unas gotas de vinagre y un poco de sal. Se bate con un tenedor de madera y se va agregando el aceite gota a gota. Cuando ha absorbido todo el aceite, se rectifica de sal y vinagre y se sazona con un poco de pimienta, agregándoles, por último, la clara batida a punto de nieve, mezclándola con espátula. En una fuente redonda se ponen las patatas picadas en el centro, la coliflor formando media esfera, y se cubre todo con la mayonesa. Encima de la coliflor se forma una margarita con las hojas formadas por las claras cortadas en tiras. La semilla de la margarita se hace con la yema picada, y alrededor de la fuente se adorna con la remolacha. Se sirve muy frío.

Reconquista. El rey catalanoaragonés Martín I el Humano (1395-1410) y II de Sicilia era lugarteniente o vicario del reino de Sicilia, dejó a su hijo Martín, mozo y valiente, que fue a Cerdeña a sofocar la persistente rebeldía, venciendo a los sardos y derrotando en el mar a los genoveses, pero murió víctima de la insalubridad del clima. En el cisma que agitaba a la Iglesia se decidió el rey por el aragonés Benedicto XIII, el cual, para estar seguro, fijó su residencia en el pintoresco castillo de Peñíscola (Castellón). La muerte de su esposa doña María, duquesa de Montblanch, y de su heredero plantearon la cuestión de sucesión. Siguiendo el consejo de los cortesanos, contrajo nuevo matrimonio, no obstante su mal estado físico, con doña Margarita de Prades (1409), lo que le costó la vida, pues fallecía al año siguiente, dejando la corona entregada a las disputas de los pretendientes y juristas.

Religión de mañana. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Suplicamos, Dios omnipotente, que al mortificarnos con estos solemnes ayunos, nos alegre la santa devoción; para que, mitigados los afectos terrenos, más fácilmente gustemos los celestiales. Por N. S. J. C. …

Todopoderoso, sempiterno Dios, que dominas igualmente sobre vivos y muertos, y te apiadas de todos aquéllos que por la fe y por las obras sabes han de ser tuyos: suplicámoste humildemente que todos aquéllos por quienes pretendemos orar, ya vivan aún en este siglo en carne mortal, ya hayan pasado al otro despojados de ella, mediante la intercesión de todos tus Santos, y por tu piadosa clemencia, alcancen el perdón de todos sus pecados. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s