Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “La espuma”: el nido de Rhacophorus schlegeli, del Japón; el detergente, los agentes tensoactivos, el bolito, la saponina, el sebo y Félix Lachampt; las cataratas del Iguazú; Afrodita y la cosmogonía clásica; Rambha; los aloades; Olofi; Tláloc; Roberto Robert; Fenrir; Armando Palacio Valdés; las cianofíceas; Antôni Castro Alves; el cup; Boris Vian; la aphrophora; y Felipe Sassone. A esta lista podemos añadir dos motivos más: el “Reiterlied” de Schiller; y Pedro Blanes Viale. Por otra parte, el nido del anfibio Rhacophorus schlegeli, del Japón, lo excava como una madriguera en la orilla de un charco y allí pone los huevos, envolviéndolos en una secreción que bate con las patas hasta convertirla en una masa espumosa. Y Rambha, en la mitología hindú, es una diosa muy parecida a Afrodita, incluso como ella nació de la espuma del mar. Y Armando Palacio Valdés fue un novelista español (1853-1938) que criticó a la aristocracia madrileña en su obra “La espuma”.

Receta de mañana. Arroz sencillo con patatas. Se fríe cebolla picada con tomate y una patata cortada en trozos pequeños. Cuando está frito se echa agua, se deja cocer un poco la patata y se echa el arroz, dejándolo cocer a fuego lento hasta que se quede sequito.

Reconquista. Los reyes castellanos de la Casa de Trastámara ya no son conquistadores, pues necesitan toda su energía para luchar frente a una nobleza levantisca y dividida, que había visto aumentados sus privilegios y aspiraciones al subir al trono Enrique II el de las Mercedes, primer rey de la nueva dinastía. Fue llamado el de las Mercedes por las muchas que hizo a los nobles para que no discutieran su derecho a ocupar el trono, ya que él era hijo bastardo de Alfonso VI, y causante de la muerte de su hermanastro y antecesor Pedro I. Con las hijas del rey asesinado en Montiel casaron dos duques ingleses, los cuales reclamaban la herencia. El rey Enrique II el de las Mercedes (1369-1379), primer vástago de la casa de Trastámara, llamada así porque Enrique recibió de su padre el condado de este nombre, se elevó al trono castellano sobre montones de cadáveres, fueron sus luminarias de gloria los incendios que la guerra producía en las ciudades y por grandes forjadores de sus éxitos las compañías de aventureros extranjeros, sin Dios y sin patria, que habían venido impulsadas por el deseo de botín. Tuvo por fundamento mediato el origen real de la sangre, engendrada en unos amores ilegítimos, y por causa próxima un matricidio cobarde. El cadáver del irascible hermano y rey le sirvió de silla o trono real a Enrique, primero de su dinastía.

Religión de mañana. ¡Oh Dios!, que reuniste la diversidad de naciones en la confesión de tu nombre: da a cuantos han renacido en la fuente del bautismo la misma fe en las almas y la misma piedad en las obras. Por N. S. J. C. …

¡Oh Dios!, que ennobleciste a tu Evangelista San Marcos con la gracia de la predicación: danos, te rogamos, que aprovechemos siempre con su enseñanza, y seamos defendidos por su oración. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s