Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “La Navidad” 1985: el villancico; Max Weber; el músico Arcangelo Corelli; una bóveda del Panteón Real de la Colegiata de San Isidoro en León; las marionetas polacas; Napoleón y el Instituto de Francia; la guerra civil americana; la batalla de Teruel; el nochebueno; la catedral de Tuy; Zurbarán; la fiesta islandesa de Jol; el pintor Cima da Conegliano; el Christmas Card; el pintor Bartolomeo Suardi (Il Bramantino); y el músico Francisco Valls. A esta lista podemos añadir tres motivos más: Karel Zemak; Eugenio Noel; y Natal. Por otra parte, el villancico es una composición poética popular con estribillo, y especialmente la de asunto religioso, que se canta en Navidad. Y el regalo de Navidad que el sociólogo, economista y político alemán Max Weber (1864-1920) hizo a sus padres en 1876, cuando contaba con trece años, resultó ser un par de ensayos históricos, titulados “Sobre el curso de la historia alemana, con referencias especiales a la posición del emperador y el papa” y “Sobre el período del Imperio romano desde Constantino a la migración de las naciones”. Y “La adoración de los pastores” de Zurbarán, con “La adoración de los magos”, “La Anunciación”, y “La Circuncisión”, todas ellas en Grenoble, completa la serie de los cuatro lienzos laterales del gran retablo proyectado en 1638/39 para la cartuja de Jerez, que fue desmembrado a comienzos del siglo XVIII.

Receta de mañana. Sopa de cebolla y patata. Se cuecen las cebollas partidas en rodajas si son grandes o enteras cuando son pequeñitas, con poca agua y sal. Se fríe una patata cortada en trocitos cuadrados, y cuando está cocida la cebolla, se echa la patata frita junto con el aceite, y se deja cocer un momento antes de servirla.

Reconquista. Cuando, por causa de la muerte de Martín I el Humano, quedó sin descendencia la corona de Aragón, aspiraron a la corona seis príncipes, reuniendo más probabilidades don Fernando de Antequera, sobrino carnal del rey fallecido, y don Jaime, conde de Urgel, que comenzó a titularse gobernador general, como presunto heredero, y empezó a reunir tropas. Convocadas las cortes de Aragón, Cataluña y Valencia, no llegaron a un acuerdo y decidieron elegir nueve jueces que determinasen la sucesión. Los compromisarios fueron: por Aragón, el obispo de Huesca, Domingo Ram; el cartujo Francés de Aranda y el letrado Berenguer de Bardaxí; por Cataluña, Pedro Sagarriga, arzobispo de Tarragona, y los letrados Guillem de Vallseca y Bernardo de Gualbes, y por Valencia, el cartujo Bonifacio Ferrer, el dominico Vicente Ferrer (san) y Pedro Beltrán. Reunidos los nueve compromisarios en la villa de Caspe, fallaron por mayoría que correspondía en derecho a don Fernando, sobrino carnal (hijo de su hermana Leonor) del rey difunto. Fue leída la sentencia arbitral con gran solemnidad del 28 de junio de 1412, después de un sermón de san Vicente Ferrer, uno de los compromisarios y principal defensor de don Fernando.

Religión de mañana. ¡Oh Dios!, que para desbaratar a los enemigos de tu Iglesia, y para restaurar el culto divino, Te dignaste elegir a san Pío Sumo Pontífice: haz que seamos defendidos por su protección, y que de tal modo perseveremos en tu servicio, que, vencidas las asechanzas de todos los enemigos, gocemos de perpetua paz. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s