Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “El cine” 1986: Harold Lloyd; Spencer Tracy; Marlon Brando; Liv Ullman; el flash-back; el doblaje; “El ángel azul”; Bette Davis; Fassbinder; la moviola; Liliana Cavani; Frank Capra; François Truffaut y la “Nouvelle Vague” y Jean Luc Godard y Jean-Paul Belmondo; el Festival de Cannes; y la cinemateca. A esta lista podemos añadir tres motivos más: Gloria Swanson; Enrique Peña Barrenechea; y Glauber Rocha y el Cinema Nôvo. Por otra parte, Liliana Cavani es una directora de cine italiana nacida en 1937, que trata en sus películas motivos sociopolíticos. Y Marlon Brando es un actor estadounidense nacido en 1924, que ha sido también director. Y Bette Davis es una actriz cinematográfica americana nacida en 1908, que saltó a la popularidad con una película en 1934.

Receta de mañana. Purrusalda con bacalao. Partir dos puerros grandes y un kilo de patatas bien lavadas, en trozos no muy grandes. Mientras tanto poner la cacerola al fuego con medio vaso de aceite. Echar las patatas y los puerros a la cazuela y rehogar unos instantes a fuego lento, sin dejar que se fría. Remover con una cuchara de palo. Verter el agua, hasta que cubra aproximadamente la mitad de la cazuela. Echarle restos de bacalao o costillas de cerdo. Las costillas de cerdo deben rehogarse antes. Si el bacalao está muy desalado, agregar un pellizco de sal. Quitar las espinas de los restos del bacalao, incorporarlo a las verduras. Dejar cocer, hasta que todos los ingredientes estén hechos.

Reconquista. El rey catalanoaragonés Juan II fue hombre culto y protector de artistas y literatos. Su reinado fue muy turbulento, primero por la guerra contra don Carlos, príncipe de Viana, y más tarde por una grave sublevación en Cataluña. Cinco años después de morir doña Blanca (1442) Juan II casó por segunda vez con Juana Enríquez, hija del almirante de Castilla (1447), lo que le trajo la lucha con el príncipe de Viana, hijo suyo y de su primera esposa doña Blanca, al que quiso desheredar en favor de la hija del segundo matrimonio, doña Leonor. El de Viana acudió a las armas y fue vencido y preso en dos ocasiones. Cataluña pidió su libertad y el desnaturalizado padre se vio precisado a firmar la Concordia de Villafranca (1461), por la cual reconocía como sucesor a don Carlos, a quien encomendaba el gobierno de Cataluña como lugarteniente. Este mismo año, el 23 de septiembre, moría el príncipe, según la voz popular, envenenado por su madrastra doña Juana Enríquez, cuyas intrigas hicieron estallar la guerra civil. El ejército de la Diputación de Cataluña, dirigido por el conde de Pallars, sitió en Gerona a doña Juana, que dirigió animosamente la defensa. La Diputación declaró depuestos a los reyes y ofreció la corona a varios monarcas y príncipes, entre ellos a Renato de Anjou, que envió a su hijo Juan, que dirigió afortunada campaña y entró en Barcelona, pero pronto murió envenenado. La lucha sigue hasta que Juan, viejo, ciego y viudo, negoció la paz (1472). Trató de reconquistar el Rosellón, del que se había apoderado Luis XI de Francia en recompensa a la ayuda prestada a Juan contra los sublevados catalanes, pero murió sin ver terminada la guerra (1479). Cuatro años antes había tenido la satisfacción de ver casado a su hijo Fernando con Isabel de Castilla. Su heredero, su hijo don Fernando se casó con Isabel I de Castilla, hermana de Enrique IV, y gracias a este matrimonio, llamado los Reyes Católicos, se hizo la unidad nacional.

Religión de mañana. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Suplicamos, Señor Dios, nos concedas a tus siervos gozar de perpetua salud de alma y cuerpo; y, por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, seamos libres de la tristeza presente y gocemos de la eterna alegría. Por N. S. J. C. …

Rogámoste, Señor, acojas benigno las súplicas de tu Iglesia; para que, destruida toda contradicción y error, te sirva con segura libertad. Por N. S. J. C. …

2 comentarios en ““El cine” 1986 (ciclo 2).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s