Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “El comic”: los dibujos animados; Tintín; Lucky Luke; las historietas ilustradas; “Los tebeos”, de Ben Shahn; Elzie Crisler Segar; Charles Schulz; la revista Pinocho; la “pintura acción” de Jackson Pollock y el “arte pop” de Andy Warhol; el “commissar” del batallón norteamericano “Abraham Lincoln” de la Guerra Civil española; “Libertario”; la fotonovela; Omar Salgari; la pseudociencia y la ciencia-ficción; Zatara; y “Doonesbury”. A esta lista podemos añadir dos motivos más: los “bocadillos” o “fumetti”; y Wilhelm Busch. Por otra parte, la pseudociencia colma necesidades emocionales poderosas que la ciencia suele dejar insatisfechas. Proporciona fantasías sobre poderes personales que nos faltan y anhelamos (como los que se atribuyen a los superhéroes de los cómics hoy en día, y anteriormente a los dioses). El enorme interés que despierta en los jóvenes la ciencia-ficción se refleja en las películas, los programas de televisión, los cómics y en la demanda de relatos ciencia ficción en la enseñanza secundaria y superior. Y en las tiras de cómic y libros antiguos salía un mago con sombrero y bigote que blandía un bastón de ébano. Se llamaba Zatara. Era capaz de provocar cualquier cosa, lo que fuera. Y durante semanas y semanas las tiras de cómics “Doonesbury” de Gary Trudeau se llenaron de conversaciones con vegetales.

Receta de mañana. Sopa de ajo. Se fríen unos ajos (mejor con piel) pelados enteros, pero con unos cortes como a las salchichas, que no queden muy fritos, sino blanditos. Se fríen rebanadas de pan sentado. Cuando está todo frito, se cubre de agua (sin llenar). Aparte se fríen también unas rodajitas de chorizo o de jamón, que se cubren de agua con los ajos y el pan. Aparte, en un plato hondo se bate un huevo o dos. Cuando está hirviendo el agua, se echa por encima el huevo batido y se deja un tiempo hasta que el huevo se haya cuajado y los ajos estén blanditos. Y se echa sal. El huevo se remueve con la cuchara para que no forme grumos grandes.

Reconquista. El rey navarro Sancho IV el de Peñalén (1054-1076) casó con Placencia y no tuvieron hijos.

Religión de mañana. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Suplicamos, Señor Dios, nos concedas a tus siervos gozar de perpetua salud de alma y cuerpo; y, por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, seamos libres de la tristeza presente y gocemos de la eterna alegría. Por N. S. J. C. …

Rogámoste, Señor, acojas benigno las súplicas de tu Iglesia; para que, destruida toda contradicción y error, te sirva con segura libertad. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s