Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “La botica”: la aspirina; la amapola, el opio, la belladona, la morfina y Nicolas Lémery y Bernard Courtois y Friedrich Wilhelm Sertürner; la estreptomicina; la mandrágora; el visitador; el grano; las fórmulas magistrales; la pucia; la iguala; el antidotario; la posología; la dosis; los medicamentos de uso externo; el supositorio; el preparado; confingir; la gragea; el comprimido; el excipiente; la pastilla; el sello; la cápsula; Juan Alós; Farid al-Din Attar; Julius Axelrod; Yusuf Ben Jedda; Daniel Bovet; Carl Ferdinand Cori; Carlos Drummond de Andrade; Pedro Escobedo; Giovanni Maria Farina; Pío Font y Quer; Corneille Heymans; Heinrich Kost; Nis Petersen; Luis Quiñones de Benavente; y Guilaume Valette. A esta lista podemos añadir siete motivos más: Lan Ong; Otto Loewi; Nicolas Théodore Gobley; René Fabre; Carle Gessard; Albert Leullier; y Theodor Fontane. Por otra parte, Juan Alós fue un médico español nacido en Barcelona en el siglo XVII, autor de una “Pharmacopea catalana” (1666). Y Carl Ferdinand Cori es un bioquímico checoslovaco, nacionalizado norteamericano, nacido en 1896, que dirigió el departamento de farmacología de Washington y el de San Luis. Y se llama sello al conjunto de dos obleas redondas entre las cuales se cierra una dosis de medicamento, para poderlo tragar sin percibir su sabor. Y un visitador es una persona que está al servicio de un laboratorio farmacéutico y que presenta a los médicos los productos de aquél. Y Giovanni Maria Farina fue un químico e industrial italiano (1685-1766) que se estableció en Colonia, donde comercializó el producto llamado posteriormente agua de Colonia, fórmula original de un vendedor ambulante. Y Guilaume Valette es un farmacéutico francés nacido en 1902, catedrático y autor de un “Compendio de farmacodinamia” (1959).

Receta de mañana. Guisantes con jamón a la española. En una cacerola se ponen cuatro cucharadas de aceite, se calienta y se fríe una cebolla y una zanahoria picadas; cuando empieza a dorarse se añaden 125 gramos de jamón cortado en trozos, se rehoga un poco y se echa un kilo de guisantes desgranados, se agrega un poco de sal y se tapa con una tapadera que ajuste bien y se deja cocer muy suavemente. De vez en vez se mueve con una cuchara, teniendo cuidado para que no revienten. Al destapar debe ponerse la tapadera encima para que el vapor caiga sobre los guisantes. Cuando están tiernos se sirven en una fuente con triángulos de pan frito.

Religión de mañana. ¡Oh Dios!, que merced al celo de tu Mártir y Pontífice San Bonifacio Te dignaste llamar a numerosos pueblos al conocimiento de tu nombre: concede propicio que experimentemos la protección del Santo cuya solemnidad celebramos. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s