Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “El terror” 1987: los jikiminki japoneses; los sacamantecas; la calchona de Chile; Anhanga de Brasil; “Los misterios de Udolfo”; Tagotis ibérico; “El monje”; “Escuela de los cadáveres”, de Louis-Ferdinand Céline; “El espectro del castillo”; Cadejo; la fantasmagoría; el jigüe de Cuba; el terrorismo; los lemures romanos; Bato; Gary Larson; el dios Mipleset escandinavo; la canicie accidental; Edgar Allan Poe; “El espectro de la rosa”, ballet, y Ben Hecht; “El gabinete del doctor Caligari”; Boris Karloff; y Horacio Quiroga. A esta lista podemos añadir un motivo más: Charles Robert Maturin. Por otra parte, Céline, seudónimo de Louis-Ferdinand Destouches, fue un escritor francés (1894-1961) y médico, que colaboró con los nazis y gracias a una amnistía pudo regresar a Francia, y que escribió, entre otras obras, “La escuela de los cadáveres”, manifiesto antisemita. Y los lemures eran en la mitología romana fantasmas nocturnos de los hombres malvados que atormentaban a los mortales. Y el cadejo es en América central un cuadrúpedo mitológico que asusta a los campesinos. Y “Los misterios de Udolfo” es una novela gótica de la británica Ann Radcliffe (1764-1823), muy popular, de 1794, una de las primeras novelas góticas o de terror.

Receta de mañana. Judías verdes con jamón. Se cuece un kilo de judías verdes y se pone a escurrir. En una cacerola se ponen cien gramos de mantequilla y cuando está derretida se echan 150 gramos de jamón y dos cebollas picadas; cuando ha tomado color dorado se incorporan las judías bien escurridas y se saltean durante cinco o seis minutos. Se rectifica de sal. Se sirven calientes, espolvoreadas de perejil picado.

Religión de mañana. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Suplicamos, Señor Dios, nos concedas a tus siervos gozar de perpetua salud de alma y cuerpo; y, por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, seamos libres de la tristeza presente y gocemos de la eterna alegría. Por N. S. J. C. …

Rogámoste, Señor, acojas benigno las súplicas de tu Iglesia; para que, destruida toda contradicción y error, te sirva con segura libertad. Por N. S. J. C. …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s