Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “La Belle Époque” 1992: la Torre Eiffel; Pablo Ruiz Picasso; Ambroise Vollard; el abstractismo; el fauvista Henri Matisse, el cubista Georges Braque, y el surrealista Max Ernst y el surrealista René Crevel; los simbolistas y Jules Laforgue y Odilon Redon y Willem Kloos; André Gide; “La risa”, de Henri Bergson; el Art Nouveau; el balneario de Panticosa; el general Boulanger; el mariscal Lyautey y Marruecos; los atentados; Aristide Maillol; la moda internacional; Gustave Flaubert; Saint-Pol Roux; y Claude Debussy. A esta lista podemos añadir tres motivos más: Léon Paul Fargue; el maximalismo; y Édouard Manet. Por otra parte, Gustave Flaubert (1821-1880) fue un escritor francés, entre romántico y realista. Y Art Nouveau es el nombre con el que se conoce un estilo decorativo vigente alrededor de 1900, rupturista y recargado, llamado de diversas maneras en los distintos países en que se desarrolló. Y Henri Bergson (1859-1941) fue un filósofo francés, de París, creador de un nuevo evolucionismo y del concepto de impulso vital. Es autor, entre otras obras, de “La risa”.

Religión de mañana. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Rogámoste, Señor, nos libres de todo peligro de alma y cuerpo; y por intercesión de la gloriosa siempre Virgen Santa María, Madre de Dios; de San José, de tus santos Apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los Santos, concédenos, benigno, la salud y la paz; para que, destruida toda adversidad y error, tu Iglesia te sirva con segura libertad. Por el mismo…

Rogámoste, Señor, acojas benigno las súplicas de tu Iglesia; para que, destruida toda contradicción y error, te sirva con segura libertad. Por N. S. J. C. …

Receta de mañana. Coles de Bruselas a la francesa. Después de cocido y escurrido medio kilo de coles de Bruselas, se pone una sartén con dos cucharadas de manteca de cerdo, y cuando está muy caliente se echan las coles y se saltean durante cinco minutos. Se rectifica de sal, se añade un poco de pimienta blanca y 75 gramos de mantequilla hecha trocitos para que ligue mejor. Bien envueltas se sirven en una legumbrera calentada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s