Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “El ferrocarril” 1993: el TALGO; los ferrocarriles especiales; René Clément; Vsevolod Vjaceslavovich Ivanov; Barquisimeto; la locomotora; Juan Parra del Riego; las estaciones de Sybold Van Ravesteyn; Yuri Andropov; el guardabarrera; Gabriel Lamé; el Ferrocarril Transandino; “Breve encuentro”, de David Lean; la Unidad Técnica de los Ferrocarriles (U. T.); y la campana. A esta lista podemos añadir dos motivos más: la cantina; y el revisor. Por otra parte, el guardabarrera es la persona que en las líneas de los ferrocarriles custodia un paso a nivel. Y Vsevolod Vjaceslavovich Ivanov (1895-1963) fue un escritor ruso que luchó por la causa bolchevique y que publicó entre otras obras “El tren blindado” (1922), relato de la lucha entre rojos y blancos. Y Sybold Van Ravesteyn es un arquitecto neerlandés nacido en 1889. Al principio estuvo adherido al movimiento “Stijl” y sus primeras obras respondieron a la teoría funcionalista. Durante mucho tiempo estuvo al servicio de la compañía de ferrocarriles neerlandeses, para los que construyó numerosas estaciones.

Religión de mañana. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Rogámoste, Señor, nos libres de todo peligro de alma y cuerpo; y por intercesión de la gloriosa siempre Virgen Santa María, Madre de Dios; de San José, de tus santos Apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los Santos, concédenos, benigno, la salud y la paz; para que, destruida toda adversidad y error, tu Iglesia te sirva con segura libertad. Por el mismo…

Rogámoste, Señor, acojas benigno las súplicas de tu Iglesia; para que, destruida toda contradicción y error, te sirva con segura libertad. Por N. S. J. C. …

Receta de mañana. Arroz a la milanesa. En una sartén se ponen cinco cucharadas de aceite y se fríe una cebolla picada, tres higadillos y 50 gramos de jamón. Bien rehogado el conjunto se agregan 100 gramos de tomate picado y se deja freír, y se echa medio kilo de arroz. Cuando esto está rehogado se agrega doble cantidad de agua hirviendo, en la que habrán cocido 200 gramos de guisantes desgranados, agregando éstos y 50 gramos de queso rallado, dejándolo cocer a lumbre viva. Cuando ha absorbido completamente el caldo se unta un molde con grasa y se llena con el arroz, se pone al horno unos minutos para acabarlo de secar y se vuelca en una fuente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s