Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “La Rusia de los zares” 1994: Antón Pávlovich Chéjov; la escuela musical nacionalista rusa, Glinka y Glazunov; el kulak; Modest Petrovich Mussorgsky; las guerras ruso-turcas y Catalina II la Grande; la revolución rusa de 1905; Alexandr Nevski; los cosacos; los boyardos, Boris Godunov y los Románov; Nicolás II y Rasputin; Mijail Alexándrovich Bakunin; el Kremlin; los mencheviques; y Piotr Arkádievich Stolypin. A esta lista podemos añadir dos motivos más: Dargomizhski; y la Perricholi. Por otra parte, los mencheviques son una de las fracciones en que se dividió el partido Obrero Socialdemócrata de Rusia en 1903, opuesta a los bolcheviques. Y Piotr Arkádievich Stolypin (1862-1911) fue primer ministro y ministro del Interior de Nicolás II desde 1906 e iniciador de una reforma agraria. Proponía disolver las comunidades campesinas y que el gobierno vendiese a los campesinos tierras de la corona con objeto de crear una clase de campesinos propietarios que se opondrían a las ideas revolucionarias. A partir de 1917 los bolcheviques habrían de abolir todas sus reformas. Entre 1906 y su asesinato por un terrorista, Stolypin había perseguido todo movimiento contrario al régimen.

Religión de mañana. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Rogámoste, Señor, nos libres de todo peligro de alma y cuerpo; y por intercesión de la gloriosa siempre Virgen Santa María, Madre de Dios; de San José, de tus santos Apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los Santos, concédenos, benigno, la salud y la paz; para que, destruida toda adversidad y error, tu Iglesia te sirva con segura libertad. Por el mismo…

Rogámoste, Señor, acojas benigno las súplicas de tu Iglesia; para que, destruida toda contradicción y error, te sirva con segura libertad. Por N. S. J. C. …

Receta de mañana. Patatas vinateras. Se escogen unas patatas nuevas y se las cuece en agua y sal durante un cuarto de hora. Se pelan entonces, cortándolas por la mitad y haciéndolas hervir cinco minutos en vino blanco. Se cortan rebanadas de pan (sólo la miga) y se mojan en vino, colocándolas en el fondo de una fuente. Encima se ponen las patatas y se rocían con mantequilla derretida y un poco de vino y jugo de limón. Se añade pimienta y sal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s