Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “Filipinas”: Srivijaya y Majapahit; el comercio árabe; la masonería; los viajes portugueses; los intentos cristianizantes; los piratas chinos y japoneses; la influencia española; Luis Váez de Torres; Alejandro Malaspina; el paipai; el cha; y el guiguí. A esta lista podemos añadir dos motivos más: Rizal y Aguinaldo; y Manuel Luis Quezón. Por otra parte, el cha es el nombre que recibe el té en Filipinas y en algunos países hispanoamericanos. Y el paipai es un abanico de palma en forma de pala y con mango, muy usado en Filipinas y, por extensión, en otros países.

Religión de mañana. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Rogámoste, Señor, concedas a tus siervos el don de la gracia celestial; para que, pues el parto de la Virgen fue el principio de nuestra salud, la solemne fiesta de su Natividad nos traiga aumento de paz. Por N. S. J. C. …

Rogámoste, Señor, nos libres de todo peligro de alma y cuerpo; y por intercesión de la gloriosa siempre Virgen Santa María, Madre de Dios; de San José, de tus santos Apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los Santos, concédenos, benigno, la salud y la paz; para que, destruida toda adversidad y error, tu Iglesia te sirva con segura libertad. Por el mismo…

Receta de mañana. Ragú de cordero con nabos. Comprar un costillar de cordero cortado a trozos; en total los trocitos o costillitas de cordero deben pesar unos dos kilos. Poner la carne a sofreír en la sartén con una cucharada de manteca; a medida que estén dorados los trozos, escurrirlos y echarlos en una cocotte o recipiente adecuado; en la grasa que haya quedado, rehogar un diente de ajo, cuatro cebollas picadas y un ramillete de tomillo, laurel y perejil. Espolvorear con una cucharada de harina y dejarla dorar; bañarlo todo con agua caliente hasta cubrir la carne en la cocotte. Pelar un kilo de nabos y partirlos en cuatro; hacerlos dorar en la sartén con otra cucharada de manteca; cuando estén dorados, escurrirlos y agregarlos a la cocotte y salpimentar. Dejar cocer suavemente durante una hora y cuarto, luego, pelar siete u ocho patatas medianas, cortarlas a trozos y disponerlas sobre el ragú; mantener la cocción hasta que las patatas estén bien cocidas. Para servir, desengrasar en el último momento y desechar el ramillete de hierbas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s