Vamos a traer la lista de motivos que preparamos para “La Odisea”: Odiseo o Ulises; Helios; Orión; Telémaco; Penélope; Calipso; Nausica; el moli; las almas de los muertos beben sangre; la acción; el escenario; Homero; el trabajo de interpretación; Gonzalo Pérez; Friedrich August Wolf; Nikos Kazantzakis; Agustí Bartra; Stanley Kubrick; y Livio Andrónico. A esta lista podemos añadir cinco motivos más: Troya; los lotófagos; los lestrigones; la composición; y Victor Berard. Por otra parte, Telémaco era hijo de Ulises y de Penélope. Salió en busca de su padre, acompañado de Mentor, cuando vio que aquél no regresaba junto a los jefes griegos de la Guerra de Troya. Y Homero fue un gran poeta épico griego, el primero cuya obra se ha conservado. Se le considera el autor de la Ilíada y de la Odisea. Y Nikos Kazantzakis (1882-1957) fue un escritor y político griego. Entre otras obras destaca su ambiciosa tentativa de continuar la Odisea (1938) de Homero en verso.

Religión de mañana. Señor, que dijiste: Si no os hiciereis como párvulos, no entraréis en el reino de los cielos: danos Te pedimos, de tal manera seguir las huellas de la Virgen Santa Teresa en la humildad y sencillez de corazón, que consigamos los premios eternos: Que vives…

Receta de mañana. Bacalao con tomate. Unas seis horas antes de ir a prepararlo poner medio kilo de bacalao a desalar en remojo en agua, cambiándola unas cuatro veces. Untar las paredes y el fondo de una cazuela que pueda ir al fuego con un diente de ajo pelado. Poner una cucharada sopera de aceite. Pelar y lavar 100 gramos de patatas, cortarlas en rodajas y poner una capa al fondo de la cacerola. Sobre ella poner unas rodajas finas de cebolla y unas tiras de pimiento verde de un dedo de ancho. Sobre ello poner el bacalao en trozos sin piel ni espinas. Cubrirlo con aceitunas y unas rodajas de tomate cortadas finas, salarlo ligeramente y volver a empezar las capas, pero sin patatas. Salar de nuevo, rociar con otra cucharada sopera de aceite y espolvorear con un pellizco de hierbas aromáticas. Poner una hoja de laurel, verter agua hasta justo cubrirlo y ponerlo al fuego. Cuando rompa a hervir, bajar el fuego para que cueza lentamente durante media hora. Servirlo en la misma fuente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s