Lo que tenemos construido para “Las mil y una noches” 1976 es lo siguiente: el islam; el Corán; los chiitas; Sajr; las sirenas; el Valle de los Diamantes; Palmira; Seng Huei; la Ka’aba; la batalla de Badr; y los mercenarios turcos. El Cuento del Náufrago; la lengua árabe; y Robert Smyte Hichens. Sajr es el nombre de un genio que intentó apoderarse del anillo mágico de Salomón. Una célebre anécdota refiere cómo lo perdió Salomón y cómo volvió a encontrarlo. Podría ser tomada de la leyenda griega de Polícrates, pero ciertas circunstancias son típicas de “Las mil y una noches”, entre otras las tribulaciones en país extranjero de un rey privado de toda ayuda. El origen de la historia de las primeras páginas de “Las mil y una noches”, dedicadas a las desventuras de los reyes Schariar y Schahzamán, lo encontramos punto por punto en un cuento búdico indio, traducido al chino en el siglo III d. c. Es uno de los apólogos del “Kieu Tsu Pi Yu King”, de Seng Huei. Además, el término “islam” se aplica no sólo a la ortodoxia musulmana (llamada sunní), sino también a las sectas, heréticas a los ojos de los ortodoxos, de los chiitas y los jariyíes, quienes se hallan separados de los ortodoxos más bien por su manera de concebir el califato o por divergencias teológicas más que por hondas diferencias doctrinales. El culto no tiene liturgia ni ministros. No hay sacerdotes. Y los chiíes son el nombre dado a los musulmanes que consideraban que la sucesión de Abu Bakr, Umar y Utman al califato era ilegal y que el califato debía, después de la muerte de Ali, volver a los alidas. Los chiitas se distinguían de los sunníes no sólo en el plano político sino también en el religioso, por algunos temas y detalles del culto.

Religión de mañana. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Rogámoste, Señor, nos libres de todo peligro de alma y cuerpo; y por intercesión de la gloriosa siempre Virgen Santa María, Madre de Dios; de San José, de tus santos Apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los Santos, concédenos, benigno, la salud y la paz; para que, destruida toda adversidad y error, tu Iglesia te sirva con segura libertad. Por el mismo…

Rogámoste, Señor, acojas benigno las súplicas de tu Iglesia; para que, destruida toda contradicción y error, te sirva con segura libertad. Por N. S. J. C. …

Receta de mañana. Lentejas estofadas. Poner 400 gramos de lentejas en remojo la noche anterior. Escurrir y traspasar a otra cazuela. Ponerlas a cocer a fuego lento con una hoja de laurel, una cebolla y una cabeza de ajos partidos por la mitad, cubrir de agua y sazonar. Picar finamente otra cebolla y dos dientes de ajo y sofreír en una sartén con aceite. Sazonar, añadir una cucharada de pimentón y remover bien. Verter el sofrito en la cazuela, trocear 200 gramos de chorizo, pelar y cortar cuatro patatas en tacos e incorporarlas a las lentejas unos veinte minutos antes de finalizar la cocción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s