Lo que tenemos construido para “La equitación” es lo siguiente: el derby; la clase dominante británica del siglo XIX; el jockey; Salomon Van Ruysdael; Pierre Drieu La Rochelle; Raymond Duchamp-Villon; Francisco de Aldana; Epona; las Musas, Pegaso, Belerofonte y Perseo; el hipismo; la hípica; la biblioteca de Velázquez; el tercio; el carrusel; los jodhpurs; Colono; John Scott; las Panateneas; las Teseas; Vicente Galcerán; el handicap; John Bull; Eduardo Torroja; el poni; el tarpán; y las carreras de caballos de Siena y Ravena. La pilcha; Epsom; el stud-book; y la maestranza. Las fiestas más espléndidas de Atenas eran las Panateneas, que tenían lugar cada cuatro años y en las que había concursos literarios, atléticos e hípicos. Vicente Galcerán (1726-1788) fue un grabador español, que tiene una serie de láminas denominada “Escuela del Caballo” y otra llamada “La Monarquía hebrea”. John Bull es el nombre con el que se personifica al pueblo inglés, y corresponde a un hombre con sombrero, levita, calzones y botas de montar. Eduardo Torroja (1899-1961) es un arquitecto e ingeniero español que hizo entre otras cosas la estructura del hipódromo de la Zarzuela en Madrid. Además, la parte principal de la fiesta de las Teseas era la procesión en que, por la mañana, se conducía a las víctimas del sacrificio. Había después desfiles, carreras de antorchas y competiciones gimnásticas e hípicas. Y el poni es una especie de caballo de escaso tamaño, gran resistencia y piel hirsuta que le hace muy resistente al frío. Es propio de los países nórdicos de Europa. El caballo que el piel roja prefiere es el pony. El indio dice que el pony es el “mejor amigo” del hombre. El pony asiático, caballo de notable vigor, adquirió importancia a principios de la Edad Media, ya que sirvió de montura a las huestes bárbaras que, procedentes de Asia y el centro de Europa, invadieron los países de Occidente. Su gran robustez y energía fueron los mejores aliados de las huestes de Gengis Khan. Y el Palio, un acontecimiento lleno de colorido, tiene lugar en la plaza del Campo de Siena dos veces al año. Se trata de una tradicional carrera de caballos protagonizada por representantes de los diversos barrios de la ciudad. Las carreras de caballos de Siena y Ravena tienen un trasfondo histórico. Y el handicap, voz inglesa, es una prueba, carrera o concurso en que, atribuyendo a unos participantes una ventaja en tiempo, distancia, peso, etc., y restándosela a otros, se igualan las posibilidades de vencer a los menos dotados. Es voz usada especialmente en las carreras de caballos.

Religión de mañana. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Rogámoste, Señor, nos libres de todo peligro de alma y cuerpo; y por intercesión de la gloriosa siempre Virgen Santa María, Madre de Dios; de San José, de tus santos Apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los Santos, concédenos, benigno, la salud y la paz; para que, destruida toda adversidad y error, tu Iglesia te sirva con segura libertad. Por el mismo…

Rogámoste, Señor, acojas benigno las súplicas de tu Iglesia; para que, destruida toda contradicción y error, te sirva con segura libertad. Por N. S. J. C. …

Receta de mañana. Conejo con alcachofas. Trocear un conejo de un kilo y doscientos gramos y salpimentarlo. Pelar cuatro dientes de ajo y cortarlos por la mitad. Ponerlos a dorar en una cazuela con un poco de aceite. Añadir el conejo y dorarlo. Agregar una cucharada de harina y mezclar bien hasta que se disuelva. Limpiar seis alcachofas, retirando el tallo, las hojas externas y la parte alta de las hojas. Trocear en cuatro e incorporarlas a la cazuela. Verter un vaso de vino blanco y dos vasos de agua y guisar a fuego medio-alto durante treinta minutos. Trocear dos pimientos verdes en rectángulos y dos cebolletas en tiras. Ponerlos a dorar en una sartén con un poco de aceite. Servir el conejo en una fuente y colocar encima la fritada de pimientos y cebolletas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s