Lo que tenemos construido para “La Prehistoria” 1976 es lo siguiente: el laurentino y el algonquino; el mar de Tetis; los musgaños arbóreos; los primates modernos; los primeros primates; los utensilios prehistóricos; el estrecho de Bering; el Pithecanthropus; el hombre de Saldanha y el hombre de Broken Hill; el perro; y las estatuas-menhires. Norberto Font y Sagué. La colosal espina dorsal de Europa y Asia formada por los Alpes y el Himalaya era durante la Era Mesozoica un largo y estrecho seno llenado por el mar de Tetis. El antepasado común del hombre y de los grandes monos surgió a su vez de társidos de vista aguda y ágiles pies y éstos procedieron de pequeños musgaños arbóreos que, a la espera de su hora, atisbaban a través del lozano follaje a los grandes dinosaurios y otros reptiles del Cretáceo condenados a desaparecer. Además, Laurentino equivale a Keewatin y Temiskamin, de Edad Arqueozoica. Algonquino equivale a Huroniano y Keweenawiense, de Edad Proterozoica. Y en el Eoceno estaban ya muy difundidos los primeros primates conocidos. Descendían de pequeños seres arbóreos parecidos a ardillas que vivían de la caza de insectos, cuando los grandes reptiles dominaban todavía la tierra. En el Oligoceno aparecen los símidos en África con el Parapithecus y luego el Propliopithecus. El Procónsul también aparece ahora, antepasado tanto de los símidos como del hombre, cuando hace unos treinta y cinco millones de años la familia de los póngidos, que iba a producir al gibón, el orangután, el gorila y el chimpancé, comienza a divergir de la de los homínidos. En el Mioceno el Dryopithecus y el Pliopithecus. En el Plioceno el Oreopithecus y el Ramapithecus brevirostris, eslabón entre los símidos antropoides de este período y los australopitecinos.

Religión de mañana. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Apresúrate, Señor, te rogamos, no tardes, y concédenos el auxilio de la virtud celestial; para que, pues confiamos en tu clemencia, seamos confortados con los consuelos de tu venida: Que vives y reinas…

¡Oh Dios!, que anunciándolo el Ángel, quisiste que tu Verbo encarnase en el seno de la Virgen Santa María: concede a nuestras súplicas que, pues la creemos verdadera Madre de Dios, seamos ayudados de su valimiento para contigo. Por el mismo Señor…

Receta de mañana. Coliflor con mahonesa. Cocer una coliflor en abundante agua con aceite, sal y un chorro de vinagre. Sacarla, dejar enfriar y emplatar poniendo la coliflor y cuatro lonchas de jamón de york picadas por encima. Bañar con la mahonesa resultante de batir dos huevos, sal, medio litro de aceite y limón. Por último decorar con aros de pimientos verdes fritos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s