Lo que tenemos construido para “Los piratas” 1976 es lo siguiente: Piet Heyn; el corsario Gourgues; los piratas malayos; Bartholomew Roberts; “Les Gueux”; sir Andrew Barton; la costa de Coromandel; la isla Tortuga de los filibusteros; Argelia; Menorca; Filipo V de Macedonia y los piratas ilirios; Azarías Pallais; y Ricardo Rodolfo Caillet-Bois. Los piratas cilicios; y Antonio de Oquendo. Azarías Pallais (1884-1954) fue un sacerdote y poeta nicaragüense. Una de sus obras se titula “Piraterías. Caminos que están por debajo de la Historia” (1951), crónicas en prosa. Ricardo Rodolfo Caillet-Bois fue un historiador argentino nacido en 1903. Entre muchos otros trabajos tiene uno que se llama “Nuestros corsarios Brown y Bouchard en el Pacífico, 1815-1816”. Además, la isla de Menorca era en el siglo XVIII asilo de corsarios. Y tras dominar a los indígenas (lucayos, zainos, ciguayos y caribes) los españoles hubieron de enfrentarse con los filibusteros franceses e ingleses que, avecindados en la isla Tortuga, pasaron a La Española, hasta dominar su mitad occidental, cedida a Francia en 1697 por el Tratado de Riswick.

Religión de mañana. Oremos. Oh Dios, que bajo el admirable Sacramento nos has dejado un recuerdo de tu Pasión: te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu redención. Señor, que vives y reinas con Dios Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Despierta, Señor, tu poder, y ven, te rogamos: a fin de que cuantos confían en tu bondad sean más pronto libres de toda adversidad. Por N. S. J. C. …

¡Oh Dios!, que anunciándolo el Ángel, quisiste que tu Verbo encarnase en el seno de la Virgen Santa María: concede a nuestras súplicas que, pues la creemos verdadera Madre de Dios, seamos ayudados de su valimiento para contigo. Por el mismo Señor…

Receta de mañana. Puchero de cerdo. Elaborar un picadillo con una cebolla pelada y triturada, 100 gramos de bacon, un poco de salvia y una mata de apio muy trinchado. Calentar 75 gramos de mantequilla en una sartén, agregar el picadillo y añadir una zanahoria en rodajas, 750 gramos de magro de cerdo troceado en dados, un cuarto de litro de salsa de tomate y algo de sal. Dejar cocer durante una hora a fuego muy bajo, incorporando algo de agua si hiciera falta. Cortar una col o repollo pequeño en tiras y agregarlo al guiso; pinchar seis salchichas e incorporarlas, igualmente. Cocer treinta minutos a calor suave y servir muy caliente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s