Lo que tenemos construido para “Mingote” es lo siguiente: el humor político de la década de 1930; Palomares; el proyecto de Ley de Prensa e Imprenta; las restricciones de coches oficiales en 1967; MATESA; las elecciones de 1971; la inflación de 1972; la crisis energética de 1973; las “materias reservadas”; la baja lectura de prensa; los inmovilistas; los atentados a librerías en 1974; y los dibujantes políticos de humor. “Buen Humor”; “Españolas en París”; y Gundisalvo. En la España de la década de 1930 el humor político alcanzaba, por la derecha y por la izquierda, cotas inmarcesibles. Por eso los vencedores de la guerra civil decidieron suprimirlo para los próximos cuarenta años. Aunque no contaban con el genio de los Mingotes, Máximos, Forges, Chumys, Peridis y otros jóvenes genios. El genial humorista Mingote saludaba con una viñeta la interpretación egoísta de las restricciones de coches oficiales en 1967. Además, en Almería, en marzo de 1966, Fraga Iribarne, ministro de Información y Turismo, se bañaba en la playa de Palomares junto al embajador de los Estados Unidos en España, entre otras personas, para desmentir los rumores de posible radiactividad de las aguas tras la caída de dos bombas nucleares. Mingote sobre esto puso el chiste. La Marina de los Estados Unidos acarrea a la playa una parte del cuerpo del delito. Y Fraga fue, sin duda, el hombre-noticia de 1966. El diario “ABC”, con otra colaboración genial de Mingote, da cuenta de la aprobación por las Cortes, con sólo tres votos en contra, del proyecto de Ley de Prensa e Imprenta, que supuso una apertura irreversible, aunque condicionada, de la vía española a una democracia todavía muy lejana, pero desde entonces también irreversible.

Receta de mañana. Bacalao encebollado. Se ponen 750 gramos de bacalao a remojo durante veinticuatro horas, cambiándole el agua varias veces; al día siguiente se desmiga y se coloca en un escurridor. En una sartén se pone a calentar un decilitro de aceite y se fríe medio kilo de cebolla, picada muy finamente; cuando empieza a tomar color se añade el bacalao, bien escurrido, y se deja estofar hasta que ha consumido el agua que suelta; ya en su punto, se echan dos huevos bien batidos, moldeándolo en forma de tortilla. Se sirve en fuente redonda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s