Lo que tenemos construido para “La aventura” 1982 (los exploradores) es lo siguiente: Veney Lovett Cameron; Pedro Alvares Cabral; la Kon-Tiki y Thor Heyerdahl; Vitus Bering; Dumont d’Urville y la Antártida; Thomas Henry Huxley; Alfred Russell Wallace; Alexander Von Humboldt; Nearco; Szek Teleki; y Alfred Wegener. El conde de Volney; y Antonio Pigafetta. Friedrich Wilhelm Heinrich Alexander von Humboldt (1769-1859) fue un naturalista, explorador y geógrafo, que viajó por Europa, América y Siberia y escribió en alrededor de una treintena de volúmenes “Viaje a las regiones equinocciales del nuevo continente”, y también es el autor de “Cosmos”, su obra más conocida. Jules Dumont d’Urville (1790-1842) fue un navegante y explorador francés. Después de haber participado en varios viajes científicos, figuró al frente de las expediciones del Astrolabe (1826-1829) a Polinesia y, posteriormente (1837-1840), a los mares antárticos, en el curso de las cuales descubrió algunas tierras. Además, Thomas Henry Huxley (1825-1895) fue un fisiólogo y naturalista inglés, que tomó parte en una expedición científica por el Océano Pacífico, Insulindia, el sur de Australia y las zonas polares, que se prolongó cuatro años, y durante el cual recogió y estudió gran cantidad de invertebrados marinos. Amigo de Darwin, fue un defensor de las teorías de éste, enunciadas en el “Origen de las especies” (1859), principalmente en lo que se refiere a las pruebas paleontológicas. Enseñó zoología, fisiología y anatomía comparada, y fue un pionero de la enseñanza práctica de la biología. Fue, además, abuelo del escritor Aldous Huxley (1894-1963). Y Alfred Russell Wallace (1823-1913) fue un viajero y naturalista británico. Durante una exploración por Australia concibió, independientemente de Darwin, el principio de la selección natural. Puso de manifiesto la influencia de la separación histórica de las tierras emergidas y de la distribución de los mares sobre la genealogía de las especies, y criticó las teorías de Darwin.

Receta de mañana. Sopa de espárragos. Se cogen espárragos verdes (no de lata) y se cortan a pedazos pequeñitos, y se ponen a hervir con el agua suficiente. Mientras hierven, freír rodajas de pan no del día, y se echa donde están los espárragos, así como unos cinco o seis ajos gordos duros (no tiernos), a los que se hace un corte a cada uno, porque si no estallan, y se fríen (da igual antes el pan o los ajos) y se echan a los espárragos. Y en el aceite que queda una vez cortada la lumbre, se echa un poco de pimentón dulce, con cuidado para que no amargue. Mojarlo en el aceite frito y capuzarlo en la olla. Lo que queda se recoge con una cuchara y algo de caldo, y a la olla, y se rectifica de sal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s