Lo que tenemos construido para “La juventud” 1983 es lo siguiente: Stig Dagerman; Thomas De Quincey; Deifobea; Claude Delvincourt; Charles Despiau; D. O. S. A. A. F.; Marcel Duchamp; los Dumas; Esteban Echeverría; Ilya Ehrenburg; Endimión; Serafín Estébanez Calderón; Evgeni Aleksandrovich Evtusenko; Mihály Farkas; Faruk I; Federico Fellini; Fitrat; los Franchoys; Fernando Gallegos; Jean Genet; Gilgamesh; Ernst Glaeser; Wladislaw Gomulka; Felipe González Márquez; Johan Nordahl Grieg; la guardia suiza; Jean Guéhenno; Beatriz Guido; Yehudá Ha-Leví; Susumu Hani; Hans Hartung; los Hainbündler; Hebe; Pedro Henríquez Ureña; Stefan Hermlin; Alfonso Hernández-Catá; Miguel Hernández Gilabert; las Hespérides; Nazim Hikmet; Sigurd Hoel; los Holbein; y Carlos Holguín. Isidoro el Joven; los Flecha; Bruno Giorgi; y Hans Carossa. Nordahl Grieg fue un escritor noruego (1902-1943), muy patriota; escribió poesía, y prosa, también teatro, en el que una de las obras destacadas es “El amor de un joven” (1927). Sigurd Hoel fue otro escritor noruego (1890-1960), marxista, periodista, que escribió novelas y teatro. Ya en sus primeros libros se presentó como portavoz de la juventud moderna. Thomas De Quincey (1785-1859) fue un escritor inglés. Hizo varias obras. Su afición juvenil por la droga le llevó a escribir “Confesiones de un comedor de opio inglés”, obra que influyó en Baudelaire y Berlioz. Alexandre Dumas, padre (1803-1870), y Alexandre Dumas, hijo (1824-1895) fueron dos escritores franceses, el segundo hijo natural del primero. Stig Dagerman fue un novelista sueco (1923-1954) que en su obra expresa la angustia de la juventud que vivió los años de la segunda guerra mundial. Carlos Holguín fue un político y escritor colombiano (1832-1894), de Bogotá, conservador, que a los veintitrés años fue presidente del Senado. Además, Esteban Echeverría (1805-1851) fue un escritor argentino, considerado el introductor del romanticismo, no sólo en su país, sino en toda Hispanoamérica. Se trasladó a París en su juventud, donde trató allí a los que iban a ser los dirigentes de la escuela romántica. De vuelta en su país en 1830, enfrentado con Rosas, emigró a Montevideo, donde contribuyó a fundar el Instituto Histórico y Geográfico. Su obra abarca varios géneros. Y los Franchoys fueron una familia de pintores flamencos oriundos de Malinas: Lucas I (1574-1643), su hijo Lucas II (1616-1681),  y Peeter (1606-1654), hijo de Lucas I, entre cuyas obras destaca el retrato “Hombre joven”. Y Claude Delvincourt fue un compositor francés (1888-1954). Fue gran premio de Roma. Entre sus composiciones, que continúan la tradición de Ravel y Chabrier, destaca “Horas juveniles”. Y la fábula de Endimión narra cómo este bello adolescente recibía la visita de su amada Selene en cuanto las fatigas de la caza cerraban sus ojos, y al cual concedió Zeus, su padre inmortal, reposo y juventud eternos. Y Wladislaw Gomulka fue un político polaco (1905-1982), comunista desde su juventud. Fue uno de los jefes de la resistencia polaca durante la ocupación alemana. Acusado de desviacionismo por los estalinistas fue encarcelado en varias ocasiones. A la muerte de Stalin contribuyó desde su cargo de secretario general del partido comunista a las buenas relaciones entre Polonia y la Unión Soviética. Y D. O. S. A. A. F. son las siglas de “Sociedad voluntaria de ayuda al ejército, a la aviación y a la marina”, organización paramilitar soviética, creada en 1951. Tiene a su cargo la formación militar y patriótica de la juventud.

Receta de mañana. Zarangollo. En cacerola al fuego se ponen 100 gramos de aceite de oliva; cuando está caliente se echan cuatro dientes de ajo machacados en mortero, y antes de que empiecen a tomar color se incorporan dos cebollas fileteadas muy finas. Se reduce el fuego y se deja cocer muy lentamente, y cuando la cebolla empieza a estar blanda se agregan dos kilos de calabacines cortados en rodajas finas, se dan unas vueltas y se continúa la cocción a fuego lento, con la cacerola tapada, unos veinte minutos. Se sazona con pimienta blanca molida, sal y una cucharada de orégano, y se continúa cociendo hasta que tanto cebolla como calabacines estén tiernos y bien cocidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s