Lo que tenemos construido para “El Mississippi” 1983 es lo siguiente: el jazz, Louis Armstrong, Duke Ellington y Ella Fitzgerald; Gerry Mulligan; el loess; Galena; el Missouri; Des Moines; Minneapolis-Saint Paul; Ohio; William Faulkner; la batalla de Chickamauga; los Fuertes del Mississippi; Robert Penn Warren; las tribus indias de las grandes llanuras; el negro espiritual; John Quincy Adams, James Monroe y Liberia; Luis XIII; el ragtime; la Iglesia metodista; y Missi-sepe. La Union Pacific; los natchez; y el Tívoli de Barcelona y el Circo Barcelonés. El negro spiritual es un canto religioso de los negros americanos. Nació de una adaptación o deformación de los temas corales utilizados por los evangelizadores y se extendió por las plantaciones sureñas. William Faulkner fue un escritor norteamericano nacido en New Albany, Mississippi, en 1897, y muerto en Oxford, Mississippi, en 1962. A él debemos, entre sus obras, la de escribir la epopeya del “profundo sur”. Minneapolis-Saint Paul es una conurbación de los Estados Unidos en el West North Central, estado de Minnesota. Fue fundada a mediados del siglo XIX a orillas del Mississippi. Además, Luis XIII mostró sentimiento por la ley que, en sus colonias, convertía a los negros en esclavos, pero cuando se le persuadió de que era el medio más eficaz y más seguro para convertirlos, ya le pareció muy buena. También era devoto. Y la Iglesia metodista era la que más activa se mostraba en los camp-meeting, tras haber renunciado a toda vocación abolicionista. Un camp-meeting es una campaña de evangelización rural destinada a los esclavos negros. Y Missi-Sepe, en indio, quiere decir Padre de las Aguas. Con los ingleses, este río se convirtió en Mississippi.

Receta de mañana. Caldo de pescado para sopa de vigilia. Se pone al fuego una olla con agua, una cucharada de aceite o dos, según la cantidad de caldo que se necesite (para ocho personas, dos cucharadas soperas de aceite), un puerro, tres cebolla, un diente de ajo, tres zanahorias, una hoja de laurel, una rama de tomillo, una chirivía y un tallo de apio. Cuando estas hortalizas y hierbas han levantado hervor se añaden el pescado, la sal y la pimienta. El pescado puede ser una cabeza de merluza, que es lo que suelta más grasa y gelatina; sirve también robaliza, congrio, lubina o raya. El pescado azul no es utilizable. Se deja cocer a fuego flojo, y cuando se ve que el pescado está consumido se pasa todo por tamiz, haciendo puré, y se vuelve a poner al fuego, añadiéndole agua, si es preciso, para obtener el caldo más o menos líquido. Si no se quiere puré, se aprieta un poco con cuchara sobre el colador, y basta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s