Lo que tenemos construido para “Los sueños” es lo siguiente: Hipnos y René Char; Morfeo y la adormidera; Francisco de Quevedo y Villegas; Artemidoro de Daldis; Aristóteles; los arúspices; los lakota; el trauco; el mito de Sileno; Antonio Buero Vallejo; Herófilo; Schopenhauer y el sistema simpático; Robert Desnos; el oráculo de Anfiarao; Bernardo Ortiz de Montellano; Pedro Calderón de la Barca y Domingo Báñez; “La interpretación de los sueños”, de Sigmund Freud; Eustache Le Sueur; August Strindberg; José María Eguren; Morris Hirschfield; Bernat Metge; Oyvind Fahlström; Franz Hellens; Giuseppe Tartini; Giorgio de Chirico; Wifredo Lam; y Manuel de Zequeira y Arango. La quinta parte del tiempo en que se duerme; Antonio Arnao; Gérard de Nerval; Nikolai Aleksseevich Nekrasov; Anton Giulio Barrili; y Sante de Santis. Hacia 160 d. c. Artemidoro de Daldis escribió un gran tratado de “Crítica de los sueños”, sobre la interpretación de los sueños. Antonio Buero Vallejo, dramaturgo español nacido en 1916, escribió “La tejedora de sueños” (1952), sobre el mito de Penélope y Ulises, y “Un soñador para el pueblo” (1958), entre otras muchas obras. El médico Herófilo, que vivió bajo el primero de los Tolomeos, distinguía-según Buechsenschweiz-tres clases de sueños: los enviados por los dioses, los naturales (por acción del alma cuando ésta se forma imágenes) y los mixtos (fruto de deseos). Robert Desnos, poeta francés (1900-1945), destacaba en el grupo surrealista de Breton por improvisar poemas durante sesiones de hipnotismo. Además, Hipnos es el dios del sueño, personificación del sueño en la mitología griega. Era hijo de Érebo y Nix, la noche. René Char es un poeta francés nacido en 1907, relacionado durante algún tiempo con el surrealismo. Durante la ocupación alemana fue capitán de un maquis provenzal y escribió algunos de los mejores poemas de la resistencia, como “Papeles de Hipnos” (1946). Y Sileno, en la mitología griega, era hijo de Hermes, o de Pan, y de una ninfa, o de Gea. Otra versión lo hace nacer de la sangre de Urano, cuando este dios fue mutilado por Saturno. Protegió a Dionisos en su infancia, le educó y fue su compañero. Casó con una ninfa. Poseía el don de la adivinación, conocía el pasado y el presente, y revelaba a los que soñaban los acontecimientos que les esperaban. Amaba los placeres sensuales, el canto y las danzas dionisíacas. Y se llama simpático a la porción del sistema nervioso que interviene fundamentalmente en la regulación de las funciones orgánicas involuntarias y automáticas, como el sueño y vigilia. Actúa disponiendo a los órganos para la ejecución de funciones perentorias o violentas que exigen dispendio de energía. Schopenhauer, influido por la filosofía india, reconocía un extremado “idealismo de los sueños” y ha expresado también, con relación al arte, análogas teorías. Para muchos investigadores han servido de normas las ideas desarrolladas en 1851 por el filósofo Schopenhauer. Nuestra imagen del mundo nace de un proceso en que nuestro intelecto vierte el metal de las impresiones que del exterior recibe en los moldes del tiempo, el espacio y la causalidad. Los estímulos procedentes del interior del organismo, del sistema nervioso simpático, exteriorizan durante el día una influencia inconsciente sobre nuestro estado de ánimo. Tal sería la génesis del fenómeno onírico. Y Manuel de Zequeira y Arango fue un poeta cubano, de La Habana (1764-1846). Ocupó cargos políticos. Sus poesías son de género épico, elegíaco, grotesco y onírico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s