Lo que tenemos construido para “La mitología del toro” es lo siguiente: Cadmo; Europa; Ashur, Adad y los toros alados asirios; el dios-toro El; el Minotauro; Argos e Ío; Aqueloo; Hipólito; Fálaris de Agrigento; los puquiales de Perú; la Pacha Mama; los yotes; Neit; Ilo; Tatanka; Sorabhi; el toro Nandi; Sin; Findbennach; y Tarvos-Trigaranos. Taurocéfalo; Mnevis; y Nilo. Perilo fue un fundidor que construyó hacia 560 a. c. por encargo del tirano Falaris de Agrigento un toro de bronce que se calentaba para quemar dentro víctimas humanas. En Perú los puquiales u ojos de agua son los lugares donde afloran las aguas subterráneas y en muchos casos el nacimiento de un río. Como están conectados al mundo subterráneo, el demonio aprovecha para disfrazarse y atrapar seres humanos, que sólo pueden escapar agarrados a animales fuertes como el toro. La Pacha Mama, en la mitología inca, era una diosa adorada en el Perú, cuyo nombre significaba “Madre Tierra”. Estaba muy extendido su culto entre los quechuas y por todo el imperio inca. Propiciaba la fertilidad de los campos. Vivía en una montaña en cuya parte superior un lago rodeaba una isla, habitada por un toro de astas doradas de cuyo bramar surgían nubes de tormenta. Además, Sin, dios sumerio de la luna, representado como hombre mitrado, nació en el mundo subterráneo y fue obligado a permanecer durante su infancia en el mundo de los muertos. Fue deidad tutelar de Ur. Es el dios de la noche, representado a veces como un toro, rige los cambios de día a noche y las fases de la luna. Y la leyenda celta del robo de ganado interpreta la terrible guerra que se originó entre el Ulster y Connaught por la obtención de un toro magnífico. Cuando la reina Maeve se enteró de que su esposo Ailill poseía un toro (Findbennach) maravilloso, quiso tener uno igual. Supo entonces que existía un gran toro pardo en el Ulster, y decidió invadir a sus vecinos y tomar el toro por la fuerza, provocando una larga guerra entra ambas provincias. La victoria fue para el Ulster y los ejércitos de Maeve fueron derrotados. Y Tarvos-Trigaranos, en la mitología celta, es un dios galo conciliador. Lo invocaban los litigantes. Se le representaba como un toro de bronce colocado en mitad de un lago.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s