Ahora tocaría el programa resumen 1985 de la etapa cuatro, pero como dijimos nos vamos a saltar todos los programas para los que no hay preparada una lista de motivos, y son prácticamente todos los programas resumen de etapa que se hicieron a lo largo de la historia del concurso. El siguiente programa abre la etapa cinco y es “El lejano Oriente” 1985, para el cual tenemos construido lo siguiente: Kalgan; el bonzo; el beriberi; la pagoda; la jibrikisha; el cornaca; el harakiri; las “chinoiseries”; la roza; los reyes-dragones; Fu-Hi, Sheng Nung y Huang Ti; el budismo, el lamaísmo y el zen; el sintoísmo y el miya; Stella Benson; Lin Yutang; Hidesato; el taotie; Temmimgú; el príncipe Chang; Guanyin; Wuwu; Jen-Shen y el ginseng; e Ia. Arturo Ambrogi. Ia es el nombre del ser supremo entre mongoles y calmucos. Wuwu en la mitología indonesia es un mono sagrado del cual pretendían descender los habitantes de Sumatra. Jen-Shen en chino significa “imagen sagrada del hombre” y de ahí derivaría el nombre del ginseng, por la semejanza de la forma de sus raíces con la figura humana. Lin Yutang es un escritor chino nacido en 1895, establecido en Estados Unidos. Escribió varios libros de divulgación de la cultura y la sociedad chinas. Además, una pagoda es un templo de los ídolos de los pueblos de Extremo Oriente. Y la ruta comercial a Extremo Oriente era célebre, de donde se volvía con especias y seda fundamentalmente. En el siglo XVIII las “chinoiseries” se pusieron de moda en buena medida debido a los jesuitas y sus difundidas crónicas de viajes a esa región del orbe, ampliándose a variedad de materiales y objetos preciosos demandados por la élite occidental en busca de refinamiento oriental. Se importaron porcelanas, lacas, sedas, marfiles, jade, abanicos y biombos, estatuillas, etc. Y los reyes-dragones chinos y los deva del mar de China son homólogos de las divinidades indias. Los japoneses tienen también los suyos. Véase su célebre leyenda de la hija de un rey del mar que se casa con un mortal y le prohíbe que la mire cuando dé a luz. Él mira, a pesar de todo, y ve que su hijo es un dragón. La princesa desaparecerá con él. Todos son dioses relacionados con la idea más o menos explícita de que el agua era el elemento primordial. Y Stella Benson fue una novelista inglesa (1892-1933), autora de narraciones sobre el Extremo oriente, donde residió desde 1921.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s