Lo que tenemos construido para “La meteorología” 1987 es lo siguiente: Hwangung; Madreselva; Amarú; las precipitaciones y el granizo; la helada y el pagoscopio; los soles aztecas; Eolo; Hadad; Raiden; Enlil; Thor; la atmósfera; Joan Cadevall i Diars; el almanaque; el frente; Puy de Dôme; los Essa; la previsión; el globo sonda y el radiosonda; la Organización meteorológica mundial; Zugspitze; Jean André Deluc; y Miguel Arteche. Karl Koldewey; Marius André; las islas Kermadec; Spacelab; Tierra de Ellesmere; Christoph Hendrik Buys-Ballot; Yellowknife; y Tierra Adelia. La Organización meteorológica mundial es un organismo internacional establecido en 1946 que depende de la Organización de las Naciones Unidas, y que ha sustituido a la antigua Organización meteorológica internacional, que era un enlace de los servicios meteorológicos nacionales, los principales de los cuales nacieron en el siglo XIX. El globo sonda es un globo pequeño no tripulado, utilizado para estudios meteorológicos. La radiosonda o el radiosonda es un aparato transportado por un globo sonda, que capta y retransmite datos meteorológicos. Puy de Dôme es una montaña volcánica de Francia que tiene un observartorio meteorológico. Los Essa son satélites meteorológicos estadounidenses que transmiten información. Esta serie de lanzamientos comenzaron en febrero de 1966. Además, la previsión meteorológica, del tiempo, a pesar de los modernos estudios meteorológicos, resulta sólo eficaz a corto plazo, con un máximo de 24 horas. Se funda en la centralización por organismos nacionales de la información contenida en los partes meteorológicos locales. Esta información se completa con los datos facilitados por barcos y aviones, referentes a zonas inaccesibles a estaciones fijas. Las previsiones con antelación de una semana, o de un mes, son, hoy por hoy, inciertas y se fundan en procedimientos empíricos. Y Joan Cadevall i Diars (1846-1921) fue un científico español, dedicado principalmente a los estudios botánicos y meteorológicos, y que realizó numerosos trabajos científicos, pedagógicos y didácticos. Y el “Diccionario de la Academia Francesa” de 1695 define el almanaque como un “calendario que contiene todos los días del año, las fiestas, las fases de la luna, los eclipses, los signos en los que entra el sol, con pronósticos de buen y mal tiempo”. Pero ya desde el siglo XVI los almanaques se habían visto enriquecidos por artículos variados: consejos de agricultura y medicina, predicciones meteorológicas o políticas, informaciones astronómicas e históricas, siempre propuestos formalmente como prolongaciones del calendario. Y Jean André Deluc (1727-1817) fue un geofísico y meteorólgo suizo. Fue profesor en Gotinga, y luego vivió en Londres, donde fue profesor de la reina. Publicó algunas obras sobre sus conocimientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s